martes, 30 de junio de 2020

GRUPPI DI PREGHIERA PADRE PIO - ULTIMA ETAPA

Sean como pequeñas abejas espirituales, que llevan a su colmena sólo miel y cera. Que vuestra conversación llene toda vuestra casa de dulzura, de paz, de concordia, de humildad y de piedad.


Los Grupos de Oraciόn son el fruto del ministerio del Padre Pίo. A los fieles que hablaban con él, el Padre Pίo les aconsejaba rezar. Los Grupos se reúnen periόdicamente (una vez al mes mas o menos, siempre en el mismo dίa), rezan en común, asisten a la Misa y meditan en las Sagradas Escrituras.


El camino espiritual de cada grupo se conceda a un sacerdote que lo guίa con la aprobaciόn de su Obispo. El programa anual y las actividades de cada Grupo de Oraciόn no son especίficos pero están gestionados por el mismo grupo, por las eventuales animadores, responsables y guίa espiritual.



Los Grupos de Oración y la Casa Alivio del Sufrimiento:
“Esta es la criatura creada por la Providencia con vuestra ayuda; os la presento. Admiradla y bendecid conmigo a Dios, Nuestro Señor”

5 de Mayo de 1956 “Los hijos de la Obra que se reunen a orar en común en todos los rincones del mundo, con el espíritu del Seráfico Padre San Francisco y siguiendo las instrucciones e intenciones del Papa, habrán de encontrar aquί el hogar de todos sus grupos de oración”

5 de Mayo de 1957 “Los Grupos de Oraciόn, unidos a la “Casa del Alivio”, son las posiciones avanzadas de esta Ciudedela de la caridad, vivero de fe y hogar de amor donde Cristo mismo está presente siempre que se reunen para orar…..”

5 de Mayo de 1966 A principios de la Segunda Guerra Mundial, el Papa Pío XII pidió orar por la paz, por la unidad y la seguridad del mundo. Al mismo tiempo, todos los hombres se movían para hacer realidad la idea de alivio del sufrimiento del Padre Pío. Surgían aquí y allá en varios pueblos y ciudades, núcleos de fieles que se reunían a orar por las intenciones del Padre Pío y por el Papa.

Desde el primer número, el Boletín empezό a dar constancia de estas reuniones. Las promovían hijos espirituales del Padre Pío con palabras, cartas y catálogos. Ellos ponían en práctica sus exhortaciones a la oraciόn constante y respondían asimismo a las reiteradas invitaciones de Pío XII a orar en común.

Noticias de estas reuniones llegaban a la Casa naciente en cartas de sus amigos. Los hombres que rodeaban al Padre Pío en la realizaciόn de su Obra de alivio del sufrimiento, captaron el inmenso valor espiritual de dichas reuniones y comenzaron a indicarlas en el breve Boletín.



Los Grupos de Oración y la Iglesia
Desde el principio, los Grupos están por todas partes: en las parroquias, conventos, monasterios, hospitales, bajo la direcciόn de los directores espirituales de cada orden. Ellos comparten el amor de Padre Pío. Y esta universalidad alcance en sintonía con la iglesia, que representa el orgullo de la obra de Padre Pío.

Cada grupo pedía a los sacerdotes la celebración de misa cuando se reunían periódicamente. También Padre Pío quería que todas las actividades se cumplieran con la aprobaciόn del propio sacerdote y del Obispo.



Los principios orientadores del Grupo de Oración:
Los grupos se proponen de seguir los principios generales de la espiritualidad franciscana del Padre Pío:

Adhesión plena a la doctrina de la Iglesia Católica, dirigida por el Papa y el Obispo;
Oraciόn con la Iglesia, por la Iglesia y en la Iglesia con la participación activa a la vida litúrgica y vivida en comunión con Dios;
Caridad activa a la cura y alivio de los que sufren y los necesitados, como cumplimento real de la caridad hacia Dios;
Los Grupos de Oraciόn se inspiran en la Exhortaciόn Apostόlica de Juan Pablo II Christifideles laicos que prevé (Premisa del Reglamento):

Vocaciόn de cada cristiano a la santidad;
Vivir su fe siguiendo los sacramentos, la liturgia y religiosidad popular
Responsabilidad de confesar la fe catόlica;
Referirse a la Palabra de Dios, a los documentos de papas para conocer la espiritualidad del Padre Pίo
Testimonio de comuniόn con el Papa y Obispos;
Acoger las disposiciones y orientaciones pastorales de conformidad con la declaraciόn de San Francisco y San Pίo
Participaciόn al apostolado de la Iglesia;
Colaborar con la Iglesia local para anunciar el Evangelio
La dedicaciόn de una presencia en la sociedad humana que, a la luz de la doctrina social de la Iglesia, se ponga al servicio de la dignidad integral del hombre;
Prestar atención a las necesidades de la Casa Alivio del Sufrimiento, entregada por el San Pίo a los Grupos de Oración, los necesitados, especialmente de la parroquia y barrio.
Todos los componentes de los Grupos de Oraciόn son “Hijos Espirituales del Padre Pίo” según la tradiciόn.





Actividad del Grupo de Oración
Padre Pío invita a cada grupo a:

Tener normalmente un encuentro mensual en el cual será celebrada la Santa Misa con oportuna homilía, precedida o seguida de otras oraciones;
Elegir las orientaciones de formaciόn, según las necesitades de los miembros del grupo, con el auxilio del Asistente Espiritual;
Promover ejercicios espirituales, ritos, jornadas espirituales y otras obras de piedad según la oportunidad y acuerdo de las directivas de la autoridad eclesiástica responsable;
Recomendar las siguientes intenciones generales: la Iglesia, el Papa, los Obispos, las vocaciones Eclesiásticas y religiosas, la conversiόn de los pecadores y de los ateos, los enfermos, los ancianos y otras intenciones para los necesitados contingentes de la iglesia y de la sociedad;
Hacer obras de penitencia y de reparaciόn para que la oración sea más decisiva a Dios.




Crear un Grupo de Oración
Para organizar un grupo de oraciόn es necesario:

Elegir un sacedote como Director Espiritual del grupo;
Contactar el Ordinario diocesano para obtener la aprobaciόn del Director Espiritual y la constituciόn del nuevo grupo;
Nominar el líder del grupo, el sub líder del grupo y el secretario;
Rellenar el “Módulo de inscripciόn” y enviarlo cerca del Centro Internacional de los Grupos de Oraciόn de San Giovanni Rotondo;
Cualquiera puede adherir al Grupo si frecuenta los encuentros convenidos. No hay cuotas de inscripción.

En caso de que estén modificaciones en la localidad, director espiritual, líder y sub líder, es posible comunicarlo cerca del Centro de San Giovanni Rotondo, rellenando el Módulo de actualizaciόn de los datos del Grupo de Oraciόn.




EL NUEVO ESTATUTO
DE LOS GRUPOS DE ORACIÓN DEL PADRE PIO
PRESENTACIÓN

E1 4 de mayo de 1986, en la apertura del Congreso Internacional de los Grupos de Oración del Padre Pío, celebrado delante del Santuario de Santa María de las Gracias, en ocasión del trigésimo aniversario de la Obra del Padre Pío, la Casa Sollievo della Sofferenza [Casa Alivio del Sufrimiento], pude anunciar a los presentes la aprobación pontificia del nuevo Estatuto de los Grupos de Oración del Padre Pío, que me fue comunicada; con carta del 3 de mayo de 1986, por el Cardenal Casaroli, Secretario de Estado de Su Santidad.
La multitud presente recibió la noticia con un prolongado aplauso, como manifestación de regocijo y de produnda gratitud al Santo Padre, que se había dignado aprobar el nuevo Estatuto, por él ya citado en el discurso dirigido el 1 de octubre de 1983 a los veinte mil peregrinos de los Grupos de Oración provenientes de todo el mundo.
El nuevo Estatuto confirma los principios básicos y las finalidades asignadas por el Padre Pío a sus Grupos desde el principio de su constitución.
Los Grupos de Oración deben distinguirse por su fidelidad a la Iglesia, al Papa y a los Obispos; por la formación cristiana integral y por la vida de oración, por la caridad generosa hacia los que sufren, según las indicaciones del Padre Pío.
La estructura organizativa está en plena armonía con la estructura jerárquica de la Iglesia, con la presencia absolutamente necesaria del Sacerdote Director Espiritual nombrado por el Obispo, que garantiza la formación espiritual y la adhesión doctrinal del Grupo a las orientaciones del magisterio de la Iglesia.
El nombramiento del Jefe del Grupo, reservada al Obispo bajo la designación de los adherentes y con votaciones efectuadas en presencia de un Sacerdote encargado por el Obispo, constituye una garantía de fidelidad a la Jerarquía. En el mismo modo, al Obispo estás reservado el nombramiento del sacerdote coordinador diocesano de los Grupos, mientras que a la Conferencia Episcopal regional o nacional le compete el nombramiento del coordinador regional o nacional.
El diploma de agregación al Centro Internacional, que tiene su sede en la Obra del Padre Pío, la Casa Sollievo della Sofferenza [Casa Alivio del Sufrimiento], es una serial exterior de unión al Centro instituido por el Padre Pío, al cual todos los Grupos enviarán un informe sobre las actividades llevadas a cabo, de manera que la Dirección General pueda redactar el intorme anual que debe enviar al Cardenal Secretario de Estado.
Este enlace especial con la Santa Sede y con el Santo Padre es un altísimo honor para los Grupos de Oración, pero debe también constituir un empeño constante de la Dirección General con el Consejo General y todos los Grupos de Oración esparcidos por todo el mundo a actuar con plena adhesión a las orientaciones del Santo Padre.
Tenemos la viva esperanza de que la promulgación del nuevo Estatuto sea para los Grupos de Oración del Padre Pío un nuevo estímulo para proseguir en la formación cristiana de los propios miembros, en la vida de oración con la participación activa de la vida litúrgica de la Iglesia, con la caridad dinámica en favor de los que sufren, según cuanto enseñó el Padre Pío.
Todos los miembros de los Grupos de Oración acogerán el nuevo Estatuto con entusiasmo y regocijo, reflexionarán sobre los principios que lo inspiran y sobre las finalidades indicadas por el Padre Fundador. Adaptarán las actividades y las iniciativas comenzadas a las nuevas normas, recordando que, actuando con plena adhesión a las instrucciones del Magisterio Pontificio, podrán realizar mejor la propia formación cristiana en la vida de oración litúrgica y comunitaria y en el amor al Señor y a los hermanos que sufren.
Monseñor Ricardo Ruotolo Presidente de la Obra 1978 – 2003

 Al Reverendísimo Señor
Mons. Ricardo Ruotolo Presidente de la Fundación Casa Sollievo della Sofferenza San Giovanni Rotondo (Foggia)
Rev.mo Señor,


LA CARTA DE APROBACIÓN DE LA SANTA SEDE

Me complazco en responder a su estimada carta No 8944/85 del 5 de noviembre de 1985, con la cual me ha transmitido el proyecto del Estatuto de los Grupos de Oración del Padre Pío, por usted redactado después de haber recogido las observaciones de la Congregación de la Conferencia Episcopal Italiana.
Esta Secretaría de Estado no ha dejado de examinar con la debida atención el texto mencionado, sometiéndolo nuevamente a la Congregación para el Clero, la cual ha hecho llegar a nuestra Oficina ulteriores aclaraciones en este sentido.
Me apresuro a indicarle dichas observaciones, contenidas en la hoja adjunta, que deberán ser acogidas, como lo indica el Apunte adjunto, en el texto definitivo, el cual, con dichas integraciones, es Superiormente aprobado.
Con tal redacción el Estatuto podrá entrar en vigor en ocasión del Congreso Internacional de los Grupos de Oración, que tendrá lugar en San Giovanni Rotondo el 4 de mayo próximo.
Además, esta Oficina considera oportuno solicitar que las dádivas que llegan a la Fundación Casa Sollievo della Sofferenza [Casa Alivio del Sufrimiento] de parte de cada Grupo, sean anotadas y presentadas en la relación anual del Director General.
Se debe también tener presente que en el caso de extinción de la Asociación, tocará al Cardenal Secretario de Estado establecer cómo destinar tales fondos, en nombre del Can. 326 del Código de Derecho Canónico.
Esto es lo que me urge comunicarle, mientras aprovecho esta ocasión para confirmarle las expresiones de mi más distinguida consideración.
Su devotísimo, † A. Card. Casaroli
Ciudad del Vaticano, 3 de mayo de 1986


 ESTATUTO
PRÓLOGO

Los Grupos de Oración surgieron gracias a la intuición del Padre Pío de Pietrelcina, en vista de las necesidades espirituales de nuestra época. El próposito de ellos es cooperar en la realización del Reino de Dios, según las enseñanzas de Jesús, quien reiteradamente ha insistido en la necesidad de la oración y nos ha indicado el modo.
Los Grupos desean obrar obedeciendo a las repetidas invitaciones que, en tal sentido, han sido formuladas por los Sumos Pontífices y por la Jerarquía Eclesiástica, según la tradición expresada admirablemente por los Concilios Ecuménicos y especialmente por el Concilio Vaticano II.
Los Grupos se proponen seguir los principios generales de la espiritualidad franciscana del Padre Pío:
A. Plena e incondicional adhesión a la doctrina de la Iglesia Católica, guiada por el Papa y por los Obispos.
B. Obediencia al Papa y a los Obispos, cuyo portavoz, dentro del Grupo, es el Sacerdote Director Espiritual,
nombrado por el Obispo.
C. Oración con la Iglesia, por la Iglesia y en la Iglesia, con la participación activa en la vida litúrgica y
sacramental, vivida como vértice de la íntima comunión con Dios.
D. Reparación a través de la participación de los sufrimientos de Cristo, según las enseñanzas de San Pablo.
E. Caridad activa e laboriosa en el alivio de los que sufren y de los necesitados, como actuación práctica de la
caridad hacia Dios.




Acto de confiarse a San Pio

Oh glorioso San Pio de Pietrelcina,
tu que eres el Santo de este nuevo milenio,
tu que eres nuestro amigo,
consolador de nuestras almas, ayuda de nosotros
pecadores,
que por tu sufrimiento
comprendes muy bien el sufrimiento nuestro,
a ti confiamos nuestro espíritu
para que pueda ser capaz de soportar
todas las penas de nuestro corazón;
a ti confiamos la súplica de presentar
nuestra alma a la Virgen de las Gracias
para obtener del Señor la salvación eterna;
a ti confiamos nuestra petición de intercesión
para obtener de la Bondad divina la gracia.......
que ardientemente deseamos.
Acógenos bajo tu protección,
defiéndenos de la insidia del maligno
e intercede especialmente junto al Altísimo
para que con el perdón de nuestros pecados seamos
perseverantes en el camino del bien.
Tres Gloria al Padre



ORACIÓN POR
CASA SOLLIEVO DELLA SOFFERENZA (Casa Alivio del Sufrimiento)

Oh Dios, santo y glorioso,
lleno de amor para con tus hijos
hasta el punto de donar a tu Hijo
para darnos vida y salvación,
te damos gracias porque el Espíritu Santo,
derramado sobre la Iglesia de Jesús,
sigue animando a tantos hermanos 
y hermanas que, siguiendo el ejemplo de Cristo,
ponen su propia existencia al servicio
de los pobres, de los que sufren y de los necesitados.
Por intercesión de Padre Pío,
que llevó en su cuerpo los signos
del amor de Jesús, concede a su Obra,
la “Casa Alivio del Sufrimiento”,
ser fiel al carisma de su Fundador,
de modo que cada uno pueda
llevar al lecho del enfermo Tu amor.
Convierte la “Casa Alivio del Sufrimiento”
en un templo de vida, guiando los corazones 
hacia la fidelidad y la transparencia en sus acciones.
Infunde en los Grupos de Oración
y en los devotos del Padre Pío
sentimientos de reconocimiento y amor
para que sean, aún hoy, el signo
de aquella Providencia que quiso esta Obra
para testimoniar en cada uno una 
desmesurada confianza en el Amor 
y en la Misericordia de Dios.
Padre Franco Moscone crs


ORACIÓN COMUNITARIA DE LOS GRUPOS DE PADRE PIO

Señor Jesús,
que nos has convocado
para seguir las huellas de San Pio de Pietrelcina dónanos tu Espíritu,
para que contigo podamos decir “Abba Padre”.
Por intercesión de San Pío,
que fue apóstol de tu Misericordia haznos misioneros de paz y misericordia para las personas de nuestro tiempo.
Inspira en nosotros sentimientos de fidelidad y amor para que en familia, en el trabajo y en la sociedad, seamos testimonio de tu Evangelio.
Descienda sobre nuestro convenir
la riqueza de tus bendiciones
para que, revestidos de gracia, podamos ser criaturas nuevas y, confiados en tu Providencia,
nos abandonemos en tus brazos
seguros, que siguiéndote en el Calvario y mirando el Tabor, seamos santificados por tu amor y podamos así santificar.
+ Franco Moscone crs


ORACIÓN AL SEÑOR POR INTERCESIÓN DE SAN PÍO DE PIETRELCINA

Dios,
que a San Pío de Pietrelcina, sacerdote capuchino,
le has concedido
el insigne privilegio
de participar, de modo admirable,
de la pasión de tu Hijo: concédeme,
por su intercesión,
La gracia de.......
que ardientemente deseo
y otórgame, sobre todo, que yo me conforme
a la muerte de Jesús para alcanzar después
la gloria de la resurrección. Gloria al Padre..... (3 veces)


ORACIÓN DEL PAPA JUAN PABLO II

A SAN PIO DE PIETRELCINA Enséñanos, te rogamos, la humildad de corazón para estar entre los pequeños del Evangelio a quienes el Padre prometió revelar los misterios de Su Reino. Danos una mirada de fe capaz de reconocer inmediatamente en los pobres y en los que sufren el mismo rostro de Jesús. Sostennos en la hora del combate y de la prueba y, si caemos, haznos experimentar la alegría del sacramento del perdón.Transmítenos la tierna devoción hacia Maria, madre de Jesús y nuestra.Acompáñanos en la peregrinación terrenal hacia la Patria beata, a donde esperamos llegar también nosotros para contemplar por toda la eternidad la Gloria del Padre, del Hijo y del
Espirítu Santo. Amen

I.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: "En verdad os digo, pedid y obtendréis, buscad y encontraréis, llamad y os abrirán!. He ahí que, confiando en tu Palabra divina, yo llamo, yo busco, yo pido la gracia...Padre Pío ruega al Señor en nombre de Jesucristo (Recuerde su petición)
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Sagrado Corazón de Jesús, confío en Ti.
II.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: "En verdad os digo, todo aquello que pediréis a mi Padre en mi Nombre, El os lo concederá". He ahí que al eterno Padre en tu Nombre yo pido la gracia...
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Sagrado Corazón de Jesús, confío en Ti.
III.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: " En verdad os digo, pasarán los cielos y la tierra pero mis palabras jamás!" He ahí que basándome en la infalibilidad de tus santas palabras yo pido la gracia...
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Sagrado Corazón de Jesús, confío en Ti.

¡Oh Sagrado Corazón de Jesús, el cual es imposible no sentir compasión por los infelices, ten piedad de nosotros, pobres pecadores, y concédenos las gracias que pedimos en nombre del Inmaculado Corazón de María, nuestra tierna Madre, San José, padre putativo del Sagrado Corazón de Jesús, ruega por nosotros.



QUÉDATE, SEÑOR, CONMIGO
(Plegaria del Padre Pío para después de la comunión)

Has venido a visitarme,
como Padre y como Amigo.
Jesús, no me dejes solo. ¡Quédate, Señor, conmigo!
Por el mundo envuelto en sombras voy errante peregrino.
Dame tu luz y tu gracia. ¡Quédate, Señor, conmigo!
En este precioso instante abrazado estoy contigo.
Que esta unión nunca me falte. ¡Quédate, Señor, conmigo! Acompáñame en la vida.
Tu presencia necesito.
Sin Ti desfallezco y caigo. ¡Quédate, Señor, conmigo! Declinando está la tarde.
Voy corriendo como un río
al hondo mar de la muerte. ¡Quédate, Señor, conmigo!
En la pena y en el gozo
sé mi aliento mientras vivo,
hasta que muera en tus brazos. ¡Quédate, Señor, conmigo!



Es verdaderamente bueno y justo, nuestro deber y fuente de salvación, darte gracias siempre, y en todo lugar a ti, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno.
Tu has puesto en el corazón de San Pío el fuego de una ta grande caridad por Cristo.
Él asociado a su pasión, lo ha seguido con amor perseverando hasta la cruz y a los hermanos, afligidos de pena en el alma y el cuerpo, ha revelado incesantemente la misericordia divina. Y nosotros, unidos a la multitud de los Ángeles, y de los Santos, cantamos sin cesar el himno a tu alabanza.

ORACION DESPUES DE LA COMUNIÓN

Oh Señor, que has nutrido el convite sagrado, haz que siguiendo siempre la huella de San Pío de Pietrelcina, te sirvamos con dedicación perseverante, y nos prodiguemos con caridad incansable hacia todos.
Por Cristo, nuestro Señor. Amén



TRANSITO DEL PADRE PIO

Poco después de la hora 21 del 22 de setiembre de 1968, cuando el padre Mariano se había alejado ya de la celda n.4, yo había entrado, el Padre Pío por medio del intercomunicador me llamó a su habitación estaba en su lecho, acostado sobre su flanco derecho.
Me preguntó solamente la hora señalada por el reloj de alarma de su mesa de noche.
De sus ojos enrojecidos enjugó algunas pequeñas lágrimas y regresé a la habitación n.4 para ponerme a la escucha del intercomunicador siempre encendido.
El Padre me llamó aún otras cinco o seis veces hacia la medianoche; y tenía siempre los ojos enrojecidos de llanto, pero de un llanto dulce, sereno. A medianoche como un niño temeroso me suplicó: “quédate conmigo, hijo mío”; y comenzó a preguntarme la hora.
Me miraba con ojos llenos de súplica, apretándome fuertemente las manos.
Luego, como si se hubiese olvidado de la hora requirió a continuación, me preguntó:” has dicho la Misa?”
Respondí sonriendo: “Padre espiritual, es demasiado pronto ahora para la Misa. Y el replicó: “esta mañana la dirás por mí”. Y yo:” pero todas las mañanas la digo según sus intenciones”
Posteriormente quiere confesarse y finalizada su confesión sacramental dice: “Hijo mío, si hoy el Señor me llama, pide perdón por mí a los hermanos por todos las molestias que he dado, y pide a los hermanos y a los hijos espirituales una oración por mi alma”
Respondí: “Padre espiritual, estoy seguro que el Señor lo hará vivir aún mucho más, pero, por si usted tuviese razón, puedo pedirle una última bendición para los hermanos, para los hijos espirituales y para sus enfermos?”
Y el: “Si que bendigo a todos; pide también al Superior qué de él por mí esta última bendición” Por último me ha solicitado renovar el acto de profesión religiosa. Era la una cuando me dice: “Siento, hijo mío, que en el lecho no respiro bien. Me dejó levantarlo. En la silla respiraré mejor”.
La una, las dos, eran las tres, era por lo general la hora en la cual solía levantarse para prepararse para la santa Misa, y antes de sentarse en la butaca solía hacer cuatro pasos por el corredor.
Aquella noche noté con gran maravilla que caminaba derecho como un joven, tanto que no tuve necesidad de sostenerlo.
Junto a la puerta de su celda dice: “vayamos un poco al balcón”.
Lo seguí teniendo la mano bajo el brazo. El mismo encendió la luz y llegando junto al sillón se sentó y miró alrededor: parecía que con los ojos buscase algo. Luego de cinco minutos quiere regresar a la celda.
Traté de levantarlo, pero me dice “no puedo hacerlo”. En efecto, se había cansado. “Padre espiritual, no se preocupe, “le dije para darle coraje o para animarlo y tomando súbitamente la silla de ruedas, que estaba a dos pasos, lo tome por debajo de los brazos y lo pude sentar en la silla”.
El mismo levanto los pies del suelo y los puso sobre el estribo. En la celda, cuando estuvo sentado en la butaca, indicándome con la mano izquierda y con la mirada la silla de ruedas me dice: “Llévala afuera” Al entrar nuevamente en la celda, noté que el Padre comenzaba a palidecer. Sobre la frente tenía un sudor frio.
Me asusté aún más, pero, cuando vi que sus labios comenzaban a ponerse lívidos. Y repetía continuamente “Jesús, María” con voz siempre más débil”.
Me moví para ir a llamar a un hermano, pero él me detuvo diciendo: “No despiertes a nadie”. Yo me encaminé igualmente corriendo y me había alejado pocos pasos de su celda, cuando me volvió a llamar.
Y yo pensando que no me llamase para decirme lo mismo volví hacia atrás. Pero cuando oi repetir “No despertar a nadie”, le respondí con una súplica: “Padre espiritual, déjeme hacerlo”
Y corriendo me dirigí a la celda del padre Mariano, mas, viendo abierta la puerta de fray Guillermo entré, encendí la luz y lo sacudí: “El Padre Pío está mal”. En un momento fray Guillermo llegó a la celda del Padre y yo corrí a telefonear al doctor Sala. Este llegó en diez minutos y apenas vio al Padre preparó enseguida lo necesario para hacerle una inyección.
Cuando todo estuvo pronto fray Guillermo y yo tratamos de levantarlo, pero, al no tener éxito tuvimos que sentarlo en el lecho. El doctor lo inyectó y luego nos ayudó a volverlo a la butaca, mientras el Padre repetía con voz cada vez más débil y con los movimientos de los labios cada vez más imperceptibles : “Jesús, María”
Entretanto llamados por el doctor Sala comenzaron a llegar Mario Pennelli, sobrino del Padre Pío, el director sanitario de la Casa Sollievo doctor Gusso, y el doctor Giovanni Scarale; mientras llamados por mi ya habían llegado el padre Guardián, el padre Mariano y otros hermanos.
Mientras los médicos le administraban oxígeno, primero con una cánula, y luego con máscara, el padre Paolo, de San Giovanni Rotondo administraba al Padre espiritual el Sacramento de los enfermos y los otros hermanos arrodillados a su alrededor oraban.
A la hora 2, 30 acerca suavemente la cabeza al pecho: había fallecido.
Padre Pellegrino Funicelli, capuchino
(Padre Pio ha muerto, número especial “La Casa Sollievo della Sofferenza” octubre 1968)


La revista Casa Sollievo della Sofferenza nació en septiembre de 1949 como un boletín con pocas páginas.
Inmediatamente se ganó el interés de los hijos espirituales y devotos del Padre Pío, que encontraron allí, así como noticias sobre la evolución del hospital que estaba emergiendo, también contenida en los Grupos de Oración que se extendían lentamente por todo el mundo.


Hoy, La Casa Sollievo della Sofferenza, es una revista mensual, el órgano oficial de los Grupos de Oración que tiene como objetivo difundir la enseñanza auténtica del Padre Pío, los eventos y las actividades de la Ópera y los Grupos de Oración, pero también información sobre actividad hospitalaria y científica muy activa en nuestro hospital.


El Centro Internacional de los Grupos de Oraciόn de Padre Pίo se ocupa de la formaciόn, organización y vida de los Grupos.

El centro administra las prácticas del Grupo y se ocupa del registro y de la orientación de los nuevos. Todo debe hacerse según las indicaciones del Estatuto, aprobado por la Santa Sede el 3 de mayo de 1986.

El centro está en contacto con grupos italianos y extranjeros; asiste a su iniciativa, proporciona los datos y el material necesario. Estimula y orienta los grupos cuando es necesario. Da informaciόn e instrucción por medio de circulares y avisos.

El Centro Grupos de Oraciόn está siempre a disposición de los peregrinos y devotos de San Pίo que llegan a San Giovanni Rotondo de todo el mundo.

Viale Cappuccini 172
71013 San Giovanni Rotondo FG
Tel: 0882 410486 – 0882 410252
Whatsapp: 344 1115695
Fax: 0882 452579

LA SECRETARÍA PELLEGRINI

Quienes lo deseen pueden realizar una visita guiada a la Casa Sollievo della Sofferenza.
Un guía acompañará a los peregrinos a los lugares más importantes e interesantes de nuestro hospital.
La oficina de la Secretaría de Pellegrini se encuentra cerca de la entrada de Casa Sollievo della Sofferenza y está abierta todos los días de 8:00 a 18:00.




ALGUNAS IMAGENES DE LOS GRUPOS DE ORACION DEL PADRE PIO 
































































                          


































Tele Radio Padre Pio es el emisor de los Frailes Menores Capuchinos de la provincia religiosa de Sant'Angelo y el Padre Pio que transmite desde San Giovanni Rotondo. Es un canal católico que, a partir del análisis de lo que está sucediendo en Italia y en el mundo, tiene la intención de difundir el mensaje del Evangelio, también a través de las enseñanzas y la experiencia de San Pío de Pietrelcina. La emisora ​​transmite su señal por aire en casi todo el territorio de Puglia y ha firmado un acuerdo de asociación con la emisora ​​nacional Padre Pio T. de la Asociación homónima (también emitida por los Frailes Capuchinos), que también transmite vía satélite en Europa y en la cuenca mediterránea Tele Radio Padre Pio es una televisión temática, con un discurso exclusivamente religioso. No busca obtener ganancias y la poca publicidad está dirigida casi exclusivamente a promover los productos editoriales de los frailes capuchinos. Se basa principalmente en la generosidad de los devotos del Padre Pío. Según una encuesta realizada por el instituto Eurisko en 2005, Tele Radio Padre Pio es seguido por personas de ambos sexos, de diversas edades, educación y antecedentes sociales. La estructura de apoyo del horario se compone de celebraciones que tienen lugar en los lugares sagrados de San Giovanni Rotondo. Pero también hay programas de información, eventos actuales, cultura, catequesis, reflexión sobre los escritos y sobre el ejemplo de vida del Padre Pío. El Ángelus y la Audiencia general de Su Santidad el Papa Francisco se transmiten todos los domingos y miércoles. Muy seguido es la transmisión de imágenes en vivo desde la cripta. Tele Radio Padre Pio es propiedad de la Fundación Voce di Padre Pio, una organización sin fines de lucro que emana directamente de los Frailes Menores Capuchinos de la Provincia de Sant'Angelo y el Padre Pio. 





NIÑO SIMBOLO QUE HA ESTADO POR EL MUNDO ENTERO, REFLEJA PAZ , TERNURA Y AMOR AL PADRE PIO 




HERMANOS PEREGRINOS ,  TERMINAMOS NUESTRO VIAJE VIRTUAL TRAS LOS PASOS DEL PADRE PIO, GRACIAS A TODOS LOS HERMANOS POR SU TIEMPO, ESPERO QUE SIEMPRE TENGAMOS PRESENTE QUE NUESTRO QUERIDO PADRE PIO DE PIETRELCINA SIGUE HACIENDO RUIDO EN EL CIELO, PARA CONCLUIR Y ENTRAR EN EL SORTEO, TAN SOLO TIENES QUE ENVIAR UNA IMAGEN DE TU RINCON DE ORACION DEL PADRE PIO ,  DE LOS CUALES EL MAS VOTADO SERA EL GANADOR DE TAL SORTEO, (habían cinco ganadores)