UN PENSAMIENTO POR DIA - MES DE MAYO

1. Al pasar frente a una imagen de la Virgen, debemos decir: 
«Te saludo, María. 
Saluda a Jesús de mi parte. »

2. Escucha, mami, te amo más que a todas las criaturas de la tierra y el cielo ... después de Jesús, por supuesto ... pero te amo.

3. Hermosa mamá, querida mamá, sí, eres hermosa. Si no hubiera fe, los hombres te llamarían diosa. Tus ojos son más brillantes que el sol; eres hermosa mami, me glorío en eso, te amo, deh! ayuadame.

4. Que María sea la estrella, para que puedas despejar el camino, mostrarte el camino seguro para ir al Padre celestial; es a qué ancla, a la que debes unirte cada vez más estrechamente en el momento del juicio.

5. Que María sea la razón de tu existencia y te guíe hacia el puerto seguro de la salud eterna. Que ella sea tu dulce modelo e inspiradora en la virtud de la santa humildad.

6. Si Jesús se manifiesta, agradézcale; y si te escondes, dale las gracias también: todo es una broma de amor. 
Que la Virgen misericordiosa y piadosa continúe obteniendo de ti la inefable bondad del Señor, la fuerza para sostener hasta el final muchas pruebas de caridad que ella te da. Espero que vengas a expirar con Jesús en la Cruz; y puede en él exclamar suavemente: "Consummatum est".

7. Oh María, muy dulce madre de sacerdotes, mediadora y dispensadora de todas las gracias, desde el fondo de mi corazón te lo ruego, te ruego y te ruego que agradezcas hoy, mañana, siempre, a Jesús, el bendito fruto de tu vientre.

8. La humanidad quiere su parte. Incluso María, la Madre de Jesús, sabía que a través de su muerte se trabajó la redención de la humanidad, pero ella misma lloró y sufrió, y cuánto sufrió.

9. Que María convierta todos los dolores de la vida en alegría.

10. No se dedique tanto a la actividad de Marta como para olvidar el silencio o el abandono de María. Que la Virgen, que concilia bien ambas oficinas, sea de dulce modelo e inspiración.

11. María infla y perfuma tu alma con nuevas virtudes y coloca su mano materna sobre tu cabeza. 
Aférrate cada vez más a la Madre celestial, porque es el mar a través del cual se alcanzan las orillas del esplendor eterno en el reino del amanecer.

12. Recuerda lo que sucedió en el corazón de nuestra Madre celestial al pie de la cruz. Ella estaba petrificada por la exuberancia del dolor ante el Hijo crucificado, pero no se puede decir que fue abandonada por él. De hecho, cuando la amaba más que sufría y ni siquiera podía llorar.

13. No te alejes del altar sin derramar lágrimas de dolor y amor por Jesús, crucificado por tu salud eterna. 
Nuestra Señora de los Dolores te acompañará y será de dulce inspiración para ti.

14. Hijo, no sabes lo que produce la obediencia. Aquí: para un sí, para un solo sí, fiat secundum verbum tuum, para hacer la voluntad de Dios, María se convirtió en madre del Altísimo, profesando su sierva, pero conservando la virginidad que tanto Dios y ella querían. 
Por eso sí, pronunciado por María santísima, el mundo obtuvo la salvación, la humanidad fue redimida. 
También siempre hacemos la voluntad de Dios y siempre decimos sí al Señor.

15. Nosotros también regenerados en el santo bautismo corresponden a la gracia de nuestra vocación en imitación de nuestra Madre Inmaculada, aplicándonos sin cesar en el conocimiento de Dios para siempre conocerlo mejor, servirlo y amarlo.

16. Mi madre, en lo profundo de mí, ese amor que ardía en tu corazón por él, en mí que, cubierto de miserias, admira en ti el misterio de tu inmaculada concepción, y que deseo ardientemente que por eso purifiques mi corazón. amar a mi Dios y a ti, purificar la mente para afirmarlo y contemplarlo, adorarlo y servirlo en espíritu y verdad, purificar el cuerpo para que sea su tabernáculo menos indigno de poseerlo cuando se digna venir a mí en santa comunión.

17. Padre, hoy es Nuestra Señora de los Dolores: dime una palabra. Respuesta: La Virgen de los Dolores nos ama, nos dio a luz con dolor y amor. 
Nuestra Señora de los Dolores nunca se aparta de tu mente y sus dolores están impresos en tu corazón; enciéndelo con amor por ella y por su Hijo.

18. Me gustaría tener una voz tan fuerte para invitar a los pecadores de todo el mundo a amar a Nuestra Señora. Pero como esto no está en mi poder, recé, y rezaré a mi angelito para que realice este oficio por mí.

19. Después de la ascensión de Jesucristo al cielo, María ardía continuamente con el deseo más vivo de reunirse con él. Sin su divino Hijo, ella parecía estar en el exilio más duro. 
Aquellos años en los que tuvo que separarse de él fueron para ella el martirio más lento y doloroso, el martirio de amor que la consumió lentamente.

20. Jesús, que reinó en el cielo con la humanidad más santa que había tomado de las entrañas de la Virgen, también quería que su Madre no solo con el alma, sino también con el cuerpo para encontrarse con él y compartir plenamente su gloria. 
Y esto era bastante correcto y apropiado. Ese cuerpo que no había sido esclavo del diablo y del pecado por un instante tampoco debía ser esclavo de la corrupción.

21. Intenta ajustarte siempre y en todo a la voluntad de Dios en cada evento, y no tengas miedo. Esta conformidad es la forma segura de llegar al cielo.

22. Padre, enséñame un atajo para llegar a Dios. 
- El atajo es la Virgen.

23. Padre, al rezar el Rosario ¿debo tener cuidado con el Ave o el misterio? 
- En el Ave, saluda a la Madonna en el misterio que contemplas. 
Se debe prestar atención a la Avenida, al saludo que le dirijas a la Virgen en el misterio que contemplas. En todos los misterios estuvo presente, a todos participó con amor y dolor.

24. Haz la penitencia para pensar dolorosamente en las ofensas cometidas contra Dios; la penitencia de ser constante en el bien; La penitencia para luchar contra tus defectos.

25. La ciencia, hijo mío, por grandiosa que sea, siempre es algo pobre; es menos que nada comparado con el formidable misterio de la divinidad. 
Otras formas que debes mantener. ¡Limpia tu corazón de toda pasión terrenal, humíllate en el polvo y reza! Así seguramente encontrarás a Dios, quien te dará serenidad y paz en esta vida y dicha eterna en la otra.

26. ¿Has visto un campo de trigo completamente maduro? Observará que algunas orejas son altas y exuberantes; otros, sin embargo, están doblados en el suelo. Intenta tomar lo alto, lo más vano, verás que estos están vacíos; si, por otro lado, tomas lo más bajo, lo más humilde, estos están llenos de frijoles. De esto puedes deducir que la vanidad está vacía.

27. Debemos hacer grandes esfuerzos para convertirnos en santos y prestar grandes servicios a Dios y al prójimo.

28. Convirtámonos en santos, así que después de estar juntos en la tierra, siempre estaremos juntos en el paraíso.

29. ¡Oh Dios! Hazte sentir cada vez más en mi pobre corazón y completa en mí el trabajo que comenzaste. Escucho íntimamente una voz que me dice asiduamente: santifica y santifica. Bueno, mi querido, lo quiero, pero no sé por dónde empezar. Ayúdame también; Sé que Jesús te ama mucho y te lo mereces. Así que háblale por mí, que me dará la gracia de ser un hijo menos digno de San Francisco, que puede ser un ejemplo para mis hermanos para que el fervor continúe y crezca más y más en mí, para hacerme un capuchino perfecto. .

30. Por lo tanto, sea siempre fiel a Dios en el cumplimiento de las promesas que se le hicieron y no se preocupe por los movimientos de los insipientes. Sepa que los santos siempre se han burlado del mundo y de lo mundano y han puesto el mundo y sus máximas bajo sus pies.

31. El campo de lucha entre Dios y Satanás es el alma humana. Es en él que tiene lugar en cada momento de la vida. Es necesario que el alma dé libre acceso al Señor y sea fortalecido por él en todas partes con todo tipo de armas; que su luz la irradia para luchar contra la oscuridad del error; que ella se vista con Jesucristo, con su verdad y justicia, con el escudo de la fe, con la palabra de Dios para vencer a enemigos tan poderosos. Para vestirse de Jesucristo es necesario morir a uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario