UN PENSAMIENTO POR DIA - MES DE JULIO

1. Dios no quiere que sientas el sentimiento de fe, esperanza y caridad con sensatez, ni que lo disfrutes, si no lo suficiente como para usarlo en ocasiones. ¡Ay, qué felices estamos de estar tan cerca de nuestro guardián celestial! Todo lo que tenemos que hacer es lo que hacemos, es decir, amar la providencia divina y abandonarnos en sus brazos y pecho. 
No, Dios mío, no quiero disfrutar más de mi fe, mi esperanza, mi caridad, solo para poder decir sinceramente, aunque sin gusto y sin sentir, que prefiero morir antes que abandonar estas virtudes.

2. Dame y mantén esa fe viva que me hace creer y trabajar solo por tu amor. Y este es el primer regalo que te presento, y unido a los santos magos, a tus pies postrados, te confieso sin ningún respeto humano ante el mundo entero por el verdadero y único Dios.

3. Bendigo cordialmente a Dios que me hizo conocer a las almas verdaderamente buenas y también les anuncié que sus almas son la viña de Dios; la cisterna es fe; la torre es esperanza; la prensa es santa caridad; El seto es la ley de Dios que los separa de los hijos del siglo.

4. La fe viva, la creencia ciega y la adhesión completa a la autoridad constituida por Dios sobre ti, esta es la luz que iluminó los pasos hacia el pueblo de Dios en el desierto. Esta es la luz que siempre brilla en el punto más alto de cada espíritu aceptado por el Padre. Esta es la luz que llevó a los Magos a adorar al Mesías nacido. Esta es la estrella profetizada por Balaam. Esta es la antorcha que dirige los pasos de estos espíritus desolados. 
Y esta luz y esta estrella y esta antorcha son también las que iluminan tu alma, dirigen tus pasos para que no vaciles; fortalecen tu espíritu con afecto divino y sin que tu alma los conozca, siempre avanza hacia la meta eterna.
No lo ves y no lo entiendes, pero no es necesario. No verás nada más que oscuridad, pero no son aquellos que involucran a los hijos de perdición, sino que son los que rodean al Sol eterno. Mantente firme y cree que este Sol brilla en tu alma; y este Sol es precisamente el que cantó el vidente de Dios: "Y en tu luz veré la luz".

5. El credo más hermoso es el que brota de tus labios en la oscuridad, en sacrificio, en dolor, en el esfuerzo supremo de una voluntad infalible de hacer el bien; es lo que, como un rayo, atraviesa la oscuridad de tu alma; es lo que, en el destello de la tormenta, te levanta y te lleva a Dios.

6. Practica, mi querida hija, un ejercicio particular de dulzura y sumisión a la voluntad de Dios no solo en cosas extraordinarias, sino también en esas pequeñas cosas que suceden a diario. Haga acciones no solo por la mañana, sino también durante el día y la noche con un espíritu tranquilo y alegre; y si te pierdes, humíllate, proponte y luego levántate y continúa.

7. El enemigo es muy fuerte, y todo lo calculado parece que la victoria debería sonreír al enemigo. Por desgracia, ¿quién me salvará de las manos de un enemigo tan fuerte y poderoso que no me deja libre por un instante, de día o de noche? ¿Es posible que el Señor permita mi caída? Lamentablemente lo merezco, pero ¿será cierto que la bondad del Padre celestial debe ser vencida por mi malicia? Nunca, nunca, esto, mi padre.

8. Me encantaría ser perforado con un cuchillo frío, en lugar de desagradar a alguien.

9. Busca la soledad, sí, pero con tu vecino no te pierdas la caridad.

10. Es necesario, también en la filmación, poder condimentar la reprensión con formas suaves y delicadas.

11. La falta de caridad es como lastimar a Dios en la pupila de su ojo. 
¿Qué es más delicado que la pupila del ojo? 
La falta de caridad es como pecar contra la naturaleza.

12. La caridad, de donde sea que venga, es siempre la hija de la misma madre, es decir, la providencia.

13. Recuerda a Jesús, mitis et humilis corde. El irascimini et nolite peccare pertenece a los santos. Nunca me arrepentí de la dulzura utilizada, pero sentí un remordimiento de conciencia y tuve que confesar cuando usé un poco de dureza. Pero cuando digo suavidad, no digo el que deja pasar todo. ¡Eso no! Pero me refiero al que hace que la disciplina sea dulce, que nunca debe pasarse por alto.

14. Donde no hay obediencia, no hay virtud. Donde no hay virtud, no hay bien, no hay amor y donde no hay amor no hay Dios y sin Dios uno no puede ir al cielo. 
Estos se forman como una escalera y si falta un escalón, se cae.

15. Te ruego, por la mansedumbre de Jesús y por las entrañas de misericordia del Padre Celestial, que nunca te refresquen en el camino del bien. Siempre corres y nunca quieres detenerte, sabiendo que de esta manera estar quieto es equivalente a volver sobre tus propios pasos.

16. ¡Lamento mucho verte sufrir! ¡Para quitarle la pena a alguien, no me resultaría difícil dar una puñalada en el corazón! ... ¡Sí, esto sería más fácil!

17. Lamentaba mucho saber que estuviste enfermo, pero disfruté mucho al saber que te estabas recuperando y aún más disfruté al ver florecer entre ti la verdadera piedad y la caridad cristiana que se muestra en tu enfermedad.

18. No puedo sufrir de criticar y decir maldad de los hermanos. Es cierto, a veces, disfruto burlándome de ellos, pero el murmullo me pone enfermo. Tenemos tantos defectos que criticar en nosotros, ¿por qué perderse contra los hermanos? Y nosotros, carentes de caridad, dañaremos la raíz del árbol de la vida, con el peligro de que se seque.

19. La caridad es la reina de las virtudes. Así como las perlas se mantienen unidas por hilo, también lo son las virtudes de la caridad. Y cómo, si se rompe el hilo, caen las perlas; así, si se pierde la caridad, las virtudes se dispersan.

20. La caridad es el criterio por el cual el Señor nos juzgará a todos.

21. Recuerda que el eje de la perfección es la caridad; quien vive en la caridad vive en Dios, porque Dios es caridad, como dijo el Apóstol.

22. Bendigo al Dios bueno de los santos sentimientos que te da su gracia. Haces bien en nunca comenzar ningún trabajo sin pedir primero ayuda divina. Esto obtendrá la gracia de la santa perseverancia para ti.

23. Sufro y sufro mucho; pero gracias al buen Jesús todavía siento un poco de fuerza; ¿Y de qué no es capaz la criatura ayudada por Jesús?

24. Pelea, hija, cuando seas fuerte, si quieres tener el premio de las almas fuertes.

25. No quiero rechazar de ninguna manera y sin motivo dar caridad a quien sea, no solo sino, presentando oportunidades favorables, para ofrecerlo usted mismo. Tanto quiere el Señor y tanto debes esforzarte por hacer.

26. Siempre debes tener prudencia y amor. La prudencia tiene ojos, el amor tiene piernas. Al amor que tiene piernas le gustaría correr hacia Dios, pero su impulso de correr hacia él es ciego, y a veces podría tropezar si no se guiara por la prudencia que tiene en sus ojos. Prudence, cuando ve que el amor puede ser desenfrenado, presta sus ojos.

27. La simplicidad es una virtud, aunque hasta cierto punto. Esto nunca debe ser sin prudencia; La astucia y la astucia, por otro lado, son diabólicas y hacen mucho daño.

28. La vanagloria es un enemigo propio de las almas que se consagraron al Señor y se entregaron a la vida espiritual; y por lo tanto, la polilla del alma que tiende a la perfección puede ser llamada con razón. Es llamado por los santos gusanos de la santidad.

29. No dejes que tu alma perturbe el triste espectáculo de la injusticia humana; Esto también, en la economía de las cosas, tiene su valor. ¡Sobre él verás el triunfo inagotable de la justicia de Dios algún día!

30. Para atraernos, el Señor nos da muchas gracias y creemos que tocamos el cielo con un dedo. Sin embargo, no sabemos que, para crecer, tengamos que pelear duro: las cruces, las humillaciones, las pruebas, las contradicciones.

31. Los corazones que son fuertes y generosos son dolorosos solo por grandes razones, e incluso estas razones no los hacen penetrar demasiado profundamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario