UN PENSAMIENTO POR DIA - MES DE DICIEMBRE

1. Olvídalo, hijo, deja publicar lo que quieras. Temo el juicio de Dios y no el de los hombres. Solo el pecado nos asusta porque ofende a Dios y nos deshonra.

2. La bondad divina no solo no rechaza las almas arrepentidas, sino que también busca almas obstinadas.

3. Cuando estés en la abyección, haz como los halcones que anidan en las antenas de los barcos, es decir, levántate de la tierra, levántate con el pensamiento y el corazón a Dios, quien es el único que puede consolarte y darte fuerzas para soportar la prueba de una manera sagrada.

4. Tu reino no está muy lejos y nos haces participar en tu triunfo en la tierra y luego participar en tu reino en el cielo. Concede que, al no poder contener la comunicación de tu caridad, predicamos tu realeza divina con el ejemplo y las obras. Toma posesión de nuestros corazones con el tiempo para poseerlos en la eternidad. Que nunca despeguemos de debajo de tu cetro, ni la vida ni la muerte valen la pena separarse de ti. Deje que la vida se extraiga de usted en grandes sorbos de amor para difundir en la humanidad y hacernos morir en todo momento para vivir solo en usted y difundirlo en nuestros corazones.

5. Hacemos el bien, mientras tengamos tiempo a nuestra disposición, y daremos gloria a nuestro Padre Celestial, nos santificaremos y daremos un buen ejemplo a los demás.

6. Cuando no puedas caminar con grandes pasos en el camino que conduce a Dios, conténtate con pequeños pasos y espera pacientemente a que tengas piernas para correr, o más bien alas para volar. Feliz, mi buena hija, por ser por ahora una pequeña abeja nido que pronto se convertirá en una gran abeja capaz de producir miel.

7. Humíllense amorosamente delante de Dios y de los hombres, porque Dios les habla a aquellos que mantienen sus oídos bajos. Sé un amante del silencio, porque hablar mucho nunca es sin falta. Manténgase en retirada tanto como sea posible, porque en el retiro el Señor le habla libremente al alma y el alma está más capacitada para escuchar su voz. Disminuya sus visitas y aguante de manera cristiana cuando se las hagan.

8. Dios se sirve a sí mismo solo cuando sirve como lo desea.

9. En resumen, no filosofar sobre sus defectos y no replicar, continúe con franqueza. No, Dios no sabría cómo perderte, mientras que para no perderlo persistes en tus resoluciones. Que el mundo se invierte, que todo está en la oscuridad, en el humo, en la agitación; Pero Dios está con nosotros. Entonces, ¿qué temeremos? Si Dios habita en la oscuridad y en el Monte Sinaí, entre los relámpagos y los truenos, ¿no deberíamos ser felices sabiendo que estamos cerca de él?

10. Agradece y besa suavemente la mano de Dios que te golpea; siempre es la mano de un padre quien te golpea porque te ama.

11. El miedo es un mal peor que el mal mismo.

12. Dudar es el mayor insulto a la divinidad.

13. Es por medio de la evidencia que Dios ata las almas a su amado.

14. Los que se unen a la tierra permanecen unidos a ella. Es mejor separarse poco a poco, en lugar de todo de una vez. Siempre pensamos en el cielo.

15. El miedo a perderte en los brazos de la bondad divina es más curioso que el miedo al niño sostenido en los brazos maternos.

16. Vamos, mi amada hija, debemos cultivar cuidadosamente este corazón bien formado y no perdonar nada que pueda ser útil para su felicidad; y, aunque en todas las estaciones, es decir, en todas las edades, esto puede y debe hacerse, sin embargo, esta, en la que se encuentra, es la más adecuada.

17. Sobre tu lectura hay poco que admirar y casi nada sobre lo que construir. Es absolutamente necesario que agregue a estas lecturas la de los Libros Sagrados (Sagradas Escrituras), tan recomendada por todos los santos padres. Y no puedo eximirte de estas lecturas espirituales, también recompensar tu perfección. Es conveniente que guarde los prejuicios que tiene (si desea obtener el fruto inesperado de tales lecturas) en torno al estilo y la forma con la que se exponen estos libros. Esfuércese por hacer esto y recomendarlo al Señor. Hay un engaño serio en esto y no puedo ocultártelo.

18. Todas las fiestas de la Iglesia son hermosas ... Pascua, sí, es glorificación ... pero la Navidad tiene una ternura, una dulzura infantil que me quita todo el corazón.

19. Tu ternura conquista mi corazón y tu amor me lleva, oh Niño celestial. Deja que mi alma se derrita en contacto con tu fuego por amor, y tu fuego me consume, me quema, incinera aquí a tus pies y permanece licuado por amor y magnifica tu bondad y tu caridad.

20. La pobreza, la humildad, la abyección, el desprecio rodean la Palabra hecha carne; pero entendemos algo de la oscuridad en la que esta Palabra hecha carne está envuelta, escuchamos una voz, vislumbramos una verdad sublime. Hiciste todo esto por amor, y solo nos invitas a amar, solo nos cuentas sobre el amor, solo nos das pruebas de amor.

21. Madre, María, llévame contigo a la cueva de Belén y haz que me hunda en la contemplación de lo grandioso y lo sublime que se desarrolla en el silencio de esta gran y hermosa noche.

22. Bebé Jesús, sé la estrella que te guiará por el desierto de la vida actual.

23. La fe también nos guía, y detrás de su luz segura seguimos el camino que nos conduce a Dios, a su tierra natal, mientras los tres reyes magos guiados por la estrella, símbolo de la fe, alcanzan el lugar deseado.

24. Que tu celo no sea amargo, ni sea puntilloso; pero estar libre de cualquier defecto; Sé dulce, benigno, agraciado, pacífico y edificante. Ah, ¿quién no ve, mi buena hija, el querido niño de Belén, en el advenimiento del que nos estamos preparando, quién no ve, digo, su incomparable amor por las almas? Viene a morir para salvar, y es tan humilde, tan dulce y tan adorable.

25. Vive alegre y valiente, al menos en la parte superior del alma, en medio de las pruebas en las que el Señor te coloca. Vivo alegre y valiente, repito, porque el ángel, que predice el nacimiento de nuestro pequeño Salvador y Señor, anuncia cantar y cantar anunciando que publica alegría, paz y felicidad a los hombres de buena voluntad, para que no haya nadie que no sepa que para recibir a este Niño, es suficiente ser de buena voluntad.

26. Desde su nacimiento, Jesús señala nuestra misión, que es despreciar lo que el mundo ama y busca.

27. Jesús llama a los pastores pobres y simples a través de los ángeles para que se manifiesten a ellos. Llama a los sabios a través de su propia ciencia. Y todos, movidos por la influencia interna de su gracia, corren hacia él para adorarlo. Nos llama a todos con inspiraciones divinas y nos comunica con su gracia. ¿Cuántas veces nos ha invitado con amor también? ¿Y qué tan rápido le respondimos? Dios mío, me sonrojo y me siento lleno de confusión al tener que responder a esa pregunta.

28. Los mundanos, envueltos en sus asuntos, viven en la oscuridad y el error, ni piensan que conocen las cosas de Dios, ni piensan en su salvación eterna, ni se preocupan por saber la venida del Mesías esperado y suspiró por el pueblo, profetizó y predijo los profetas.

29. Una vez que haya llegado nuestra última hora, una vez que los latidos de nuestros corazones hayan cesado, todo habrá terminado para nosotros, y el tiempo para merecer y también el tiempo para desmeritar. 
Tal como la muerte nos encontrará, nos presentaremos a Cristo el juez. Nuestros gritos de súplica, nuestras lágrimas, nuestros suspiros de arrepentimiento, que aún nos habrían ganado el corazón de Dios en la tierra, podrían habernos hecho, con la ayuda de los sacramentos, de los pecadores de los santos, hoy más que nada. valen; El tiempo de la misericordia ha pasado, ahora comienza el tiempo de la justicia.

30. Es difícil convertirse en santos. Difícil pero no imposible. 
El camino a la perfección es largo, ya que la vida de todos es larga. 
El consuelo es descansar, en el camino; pero, tan pronto como te hayas refrescado, debes levantarte rápidamente y reanudar la carrera.

31. La palma de la gloria no se conserva excepto para aquellos que luchan valientes hasta el final. Entonces, comience nuestra santa batalla este año. Dios nos ayudará y coronará un triunfo eterno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario