UN PENSAMIENTO POR DIA - MES DE AGOSTO

1. El Señor nos hace saber quiénes somos poco a poco. En verdad, me parece inconcebible cómo uno, que tiene inteligencia y conciencia, puede estar orgulloso.

2. También te digo que ames tu abyección; y amar tu propia abyección consiste en esto, oh hijas, si eres humilde, tranquila, dulce, confiada en el tiempo de oscuridad e impotencia, si tú, digo, no te preocupes, no te preocupes, si no estás molesta por todo esto, pero con buen corazón, no digo alegremente, pero digo con franqueza y constantemente abrazo estas cruces y permanezco en esta oscuridad, al hacerlo te encantará tu abyección, porque lo que es ser abyecto si no es oscuro e impotente ?

3. También le pedimos a nuestro querido Jesús la humildad, la confianza y la fe de nuestra querida Santa Clara; como ella, rezamos fervientemente a Jesús, abandonándonos a él, separándonos de este aparato mentiroso del mundo donde todo es locura y vanidad, todo pasa, solo Dios permanece en el alma, si ha podido amarlo bien.

4. Hay alguna diferencia entre la virtud de la humildad y la abyección, porque la humildad es el reconocimiento de la propia abyección; ahora el grado sublime de humildad no es solo reconocer la abyección, sino amarla; así que esto es lo que te exhorté.

5. Nunca te vayas a la cama sin antes examinar tu conciencia de cómo pasaste el día, y no antes de dirigir todos tus pensamientos a Dios, seguido de la oferta y la consagración de tu persona y de todos. Cristianos También ofrece la gloria de su majestad divina el resto que estás a punto de tomar y nunca olvides al ángel guardián que siempre está contigo.

6. Principalmente debes insistir sobre la base de la justicia cristiana y sobre la base de la bondad, en la virtud, es decir, de la cual Jesús explícitamente actúa como modelo, quiero decir: humildad (Mt 11:29). Humildad interna y externa, pero más interna que externa, más sentida que mostrada, más profunda que visible. 
Estimada, mi amada hija, quién eres realmente: nada, miseria, debilidad, una fuente de perversidad sin límites o atenuantes, capaz de convertir el bien en mal, de abandonar el bien por el mal, de atribuirte el bien. o justifícate en el mal y, por el mismo mal, despreciar el bien supremo.

7. Estoy seguro de que quieres saber cuáles son las mejores abyecciones, y te digo que seamos los que no hemos elegido, o que seamos los que menos nos agradecen o, para decirlo mejor, aquellos a los que no tenemos gran inclinación; y, para decirlo claramente, el de nuestra vocación y profesión. ¿Quién me dará gracia, mis queridas hijas, para que amemos bien nuestra abyección? Nadie más puede hacerlo que el que lo amaba tanto que quería morir para conservarlo. Y esto es suficiente.

8. Padre, ¿cómo recitas tantos rosarios? 
- Reza, reza. Quien reza mucho se salva y se salva, y qué oración más hermosa y aceptación a la Virgen de lo que ella misma nos enseñó.

9. La verdadera humildad del corazón es lo que se siente y se experimenta en lugar de mostrar. Siempre debemos humillarnos ante Dios, pero no con esa falsa humildad que conduce al desánimo, generando desesperación y desesperación. 
Debemos tener un concepto bajo de nosotros mismos. Créanos inferiores a todos. No ponga su ganancia antes que la de los demás.

10. En este mundo, ninguno de nosotros merece nada; es el Señor quien es benevolente con nosotros, y es su bondad infinita lo que él otorga, porque todo perdona.

11. Si tenemos que ser pacientes y soportar las miserias de los demás, tanto más tenemos que soportarnos a nosotros mismos. 
En tus infidelidades diarias humilladas, humilladas, siempre humilladas. Cuando Jesús te vea humillado hasta el suelo, extenderá tu mano y pensará en sí mismo para atraerlo hacia sí mismo.

12. Has construido mal. Destruye y reconstruye bien.

13. ¿Qué es la felicidad si no es la posesión de todo tipo de bien, que hace al hombre completamente satisfecho? Pero, ¿hay alguien en esta tierra que sea completamente feliz? Por supuesto no. El hombre habría sido así si hubiera permanecido fiel a su Dios, pero como el hombre está lleno de crímenes, es decir, lleno de pecados, nunca puede ser completamente feliz. Por lo tanto, la felicidad se encuentra solo en el cielo: no hay peligro de perder a Dios, ni sufrimiento, ni muerte, sino vida eterna con Jesucristo.

14. ¡Padre, eres tan bueno! 
- No soy bueno, solo Jesús es bueno. ¡No sé cómo este hábito de San Francisco que uso no se me escapa! El último matón en la tierra es oro como yo.

15. La humildad y la caridad van de la mano. Uno glorifica y el otro santifica. 
La humildad y la pureza de la moral son alas que se elevan hacia Dios y casi se deifican.

16. Humíllate siempre y con amor ante Dios y los hombres, porque Dios habla a aquellos que mantienen su corazón verdaderamente humilde ante él y lo enriquecen con sus dones.

17. Miremos primero y luego miremos a nosotros mismos. La distancia infinita entre el azul y el abismo genera humildad.

18. Si estar de pie dependiera de nosotros, seguramente al primer aliento caeríamos en manos de nuestros enemigos sanos. Siempre confiamos en la piedad divina y así experimentaremos más y más cuán bueno es el Señor.

19. Más bien, debes humillarte ante Dios en lugar de desanimarte si él reserva los sufrimientos de su Hijo para ti y quiere que experimentes tu debilidad; debes elevarle la oración de resignación y esperanza, cuando uno cae debido a la fragilidad, y agradecerle por los muchos beneficios con los que te está enriqueciendo.

20. ¿Qué puedo hacer? 
Todo viene de Dios. Soy rico en una cosa, en la miseria infinita.

21. Si Dios quita todo lo que nos ha dado, nos quedaremos con nuestros trapos.

22. - ¡Cuánta malicia hay en mí! ... - Mantente en esta convicción también, humíllate pero no te preocupes.

23. Tenga cuidado de no desanimarse de verse rodeado de enfermedades espirituales. Si Dios te deja caer en alguna debilidad, no es abandonarte, sino solo establecerte en la humildad y hacerte más atento para el futuro.

24. El mundo no nos estima porque hijos de Dios; consolémonos que, al menos de vez en cuando, sabe la verdad y no dice mentiras.

25. Sé un amante y practicante de la simplicidad y la humildad, y no te preocupes por los juicios del mundo, porque si este mundo no tuviera nada que decir en contra de nosotros, no seríamos verdaderos servidores de Dios.

26. El amor propio, el hijo del orgullo, es más malicioso que la madre misma.

27. La humildad es verdad, la verdad es humildad.

28. Dios enriquece el alma, que se despoja de todo.

29. Sumiso no significa ser esclavos, sino solo libres para recibir consejos sagrados.

30. Al hacer la voluntad de los demás, debemos ser responsables de hacer la voluntad de Dios, que se nos manifiesta en la de nuestros superiores y nuestro prójimo.

31. Siempre mantente cerca de la Santa Iglesia Católica, porque solo ella puede darte la paz verdadera, porque solo ella posee al Jesús sacramental, quien es el verdadero príncipe de la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario