martes, 2 de junio de 2020

SANTUARIO DE POMPEYA - CONVENTO DE SAN MARCO - ETAPA 3

Hermanos@ peregrinos, felices de esta peregrinación virtual, Tras los Pasos del Padre Pio, hoy visitaremos dos lugares maravillosos: El Gran Santuario de Pompeya y el Convento de San Marco, no olvidar que tienen que ver los videos y deja tu valioso comentario👮👮👮

El Gran Santuario Católico de Pompeya 

Es bien conocida la ferviente devoción que las gentes del sur de Italia profesan a distintas figuras de la Fe Cristiana, santos y vírgenes, que por un motivo u otro son venerados. En el caso de Pompeya es la Beata Virgen del Rosario, patrona de la ciudad a la que dedicaron un precioso santuario que hoy es considerada Basílica Pontífica. 


Es una visita muy interesante al tratarse de uno de los lugares de devoción católica más importantes del sur de Italia. Situación del Santuario de la Beata Virgen del Rosario de Pompeya El fastuoso Santuario de la Beata Virgen del Rosario de Pompeya se encuentra en la misma localidad de Pompeya, muy cerca además del parque arqueológico, a solo 350 metros, que bien pueden recorrerse a pie en solo 4 minutos. También está muy bien comunicada a través de tres líneas de cercanías además del pintoresco tranvía. Descripción del Santuario El Santuario de la Beata Virgen del Rosario es una gran basílica, de 2.000 m² con capacidad para acoger casi 6.000 personas que surge en una gran plaza pavimentada en cubos de pórfido decorada por una fuente en el centro rodeada de árboles, dedicada al Beato Bartolo Longo, del cual podemos ver una estatua conmemorativa en el ángulo sureste. 


La basílica fue realizada según los estilos vigentes de la época, Renacentista y Barroco, como bien podemos ven en su fachada se emplean los órdenes clásicos jónico y corintio en sus columnas, típico del Renacimiento como la planta del edificio es de cruz latina, con tres naves centrales, originalmente sólo una, que llevan hasta el ábside y cuatro capillas laterales y otras dos en el crucero, además de un hermoso campanario de 80 metros de altura, que se reparten en 5 bloques cuadrados decrecientes que acaban en una terraza con pretil a la que es posible subir para admirar las vistas al imponente Vesubio y a la vieja Pompeya. A lo largo de la subida a la terraza, en el cuarto piso podemos ver una grandiosa escultura de 6 metros de altura que representa el Corazón de Jesús. El campanario acaba coronado por una cruz de bronce de otros 7 metros que se ilumina por la noche. El interior del santuario El interior de la basílica está ricamente decorado con mármoles de colores, molduras y bajorrelieves dorados, frescos y estatuas, algunas en mármol, y otras de plata como las que se encuentran en los nichos del altar en representación de la religión, la fe, la caridad, la esperanza y la pureza; todo ello al más puro estilo barroco. Pero de entre todas las decoraciones del templo el cuadro de la Madonna di Pompei, la Virgen de Pompeya, es la más importante, el verdadero objeto de devoción que se encuentra el altar. Una tela que al parecer fue obra de un magnífico pintor de la escuela de Luca Giordano del (s. XVII) que, de alguna forma, había llegado hasta un convento de Nápoles, que a su vez la donó al santuario donde hoy, tras más de 5 restauraciones, podemos admirar.


En 1879, el beato Bartolo Longo (1841-1926), gravemente enfermo, decidió escribir "como última obra, una Novena a la Virgen Prodigiosa del Santo Rosario de Pompeya para implorar las" Gracias "en los casos más desesperados".

Así es como el mismo autor describe la génesis de esa joya de la oración. «Casi todos los días, aunque roto por la obstinada fiebre tifoidea, que me consumió fatalmente, fui a la desmoronada iglesia parroquial donde estaba expuesta la Imagen Venerada y, en ese lugar solitario, en esa hora de silencio, leí en voz alta uno de los cinco partes que había hecho y antes de la pintura hice mis correcciones; y cuando, al releer, sentí que mi corazón se movía y se abrió una vena de lágrimas que humedeció la escritura, entonces pensé que podría desaparecer ".

La primera gracia obtenida de la novena fue para el compositor, que recuperó la salud completa.


El Santo Padre Pío fue muy devoto de Nuestra Señora de Pompeya y tuvo un cariño particular por la Novena compuesta por el Beato Bartolo Longo.

Al comienzo de su Diario, escrito en los meses de julio a agosto de 1929, hay una lista de devociones particulares que el Bendito Padre practicaba todos los días:

«No menos de 4 horas de meditación, y estas generalmente en la vida de nuestro Señor: nacimiento, pasión y muerte. Novenas: a la Virgen de Pompeya, a San Giuseppe, a San Michele Arcangelo, a Sant'Antonio, al padre San Francesco, al Sagrado Corazón de Jesús, a Santa Rita, a Santa Teresa di Gesù. Todos los días no menos de cinco rosarios por todo »(Epist. IV, 1022).


Hablemos de las Novenas a la Virgen de Pompeya.

El Padre Pío visitó ese famoso santuario mariano al menos tres veces: en 1901, cuando fue allí con algunos compañeros de clase cuando era niño; en noviembre de 1911, acompañado por su padre Evangelista, Superior del convento de Venafro; 3 de enero de 1917, en una licencia de la vida militar (Epist. I, 853).


Ciertamente fue en esas visitas que la devoción a las SS comenzó en él. Virgen del Rosario, venerada en el Santuario de Pompeya. El Padre Pío se dirigió a la Virgen de Pompeya con incesantes oraciones y novenas, principalmente para obtener tres gracias: la liberación del servicio militar; la gracia de volver al convento; lo presta del exilio terrenal, es decir, la muerte.
La Santísima Virgen de Pompeya le otorgó la primera y segunda gracia, pero, por suerte, no lo escuchó por la tercera.


El 24 de enero de 1915 le confió a su padre Benedetto: "Dios y mi querida Madre de Pompeya, a quienes las novenas han seguido a las novenas, ahora tienen más de tres años, saben lo que he hecho para cumplir con una prueba tan dura. Solo ellos entienden y son testigos del dolor que me invade y que oprime mi corazón "(Epist. I, 521).

La gracia solicitada fue la de regresar al convento. En vísperas de su partida para el servicio militar, el padre Agustín suplicó:

"Vengo a pedirte un favor, padre: esta hubiera sido tu caridad para comenzar las tres Novenas lo antes posible a la Santísima Virgen de Pompeya, con la recitación diaria, durante este período, de todo el Rosario" (Epist. I, 693); que el padre Agostino comenzó a hacer inmediatamente en la víspera de la Inmaculada Concepción de 1915 (Epist. I, 698).

También pidió a las hijas espirituales que recitaran las tres novenas a la Virgen de Pompeya. Solo algunos ejemplos:

A Raffaelina Cerase, 19 de mayo de 1914: "Te agradecería perpetuamente si agregaras las tres Novenas a las oraciones de la Santísima Virgen del Rosario de Pompeya con las Comuniones que harías mientras tanto" (Epist. II, 94, 193).
A Annita Rodote, 10 de junio de 1915: "Deseo que me recomienden al Señor, haciendo las Novenas a la Santísima Virgen de Pompeya, en cuya protección confío y espero" (Epist. III, 81).
Asimismo a Francesca di Foggia, el 30 de octubre de 1915 (Epist. III, 150);
a Antonietta Vona, el 1 de diciembre de 1918 (Epist. III, 880);
a Elena Bandini, el 19 de agosto de 1922 (Epist. III, 1072).
Alrededor del año 1960, el Beato Padre confió en uno de sus cohermanos:


«Durante 35 años recité la Novena a Nuestra Señora de Pompeya, pidiéndole la gracia que me llevaría con ella al Cielo. Pero luego me detuve ». El hermano se sorprendió y le dijo: «¡Pero cómo, padre! ¿Tú que amas tanto a Nuestra Señora de Pompeya, dejaste de rezarte? ». "Hijo mío, respondió el padre Pío. Le pedí a Nuestra Señora la gracia de hacerme morir, pero ella no me escuchó. Y cuando es una Madre que no te escucha, no hay nada más que hacer ».


Debemos agradecer a la Virgen que no lo escuchó. Unos días antes de morir, el Padre Pio hizo un gesto muy delicado hacia la Virgen de Pompeya. El 19 de septiembre de 1968, se le presentó un ramo de rosas, en memoria de sus cincuenta años de estigmas. Con su mano herida extrajo una rosa del ramo y se la confió a su hijo espiritual con destino a Nápoles, para que pudiera ponerla ante la Imagen del Loco.



IL CONVENTO DEI CAPPUCCINI DI SAN MARCO LA CATOLA


En octubre de 1905, el novicio, Frà Pio, ingresó al convento de San Marco la Catola en la provincia de Foggia, para estudios de secundaria y teología, donde conoció al Padre Benedetto, quien se convirtió en su director espiritual hasta 1922. 
Al Padre Benedetto, Frà Pio escribió sobre su misteriosa enfermedad, que aceptó en silencio y con gratitud porque lo deseaba el Señor; le confió los sufrimientos que consideraba "tormentas" que el Altísimo le envió como un "permiso especial" que solo terminaría con la intervención del Señor. El padre Benedetto desaprobaba la estancia de Frà Pio fuera del convento y, aunque estaba convencido de que la enfermedad escapó a una explicación terrenal, intentó varias veces llevar al fraile de vuelta a las paredes del claustro. Pero el estado de salud de Frà Pio se deterioró irremediablemente, y el Padre Benedetto se vio obligado a enviar a su hijo espiritual de regreso a su país natal. Con la esperanza de recuperarse, el padre Benedicto aceptó "... el alto decreto de Dios" que no permitía al hermano Pío habitar en ese claustro, donde él mismo lo había llamado y había bendecido el plan divino que el fraile exiliado quería en el exilio. mundo, para poder poner sus esperanzas solo en el Señor ". 





 El Padre Pío en noviembre de 1910 le confesó al Padre Benedetto que quería ofrecerse al Señor como "víctima de pecadores pobres y de purgar almas", deseaba expiar los pecados, recibir sobre sí los castigos que fueron "preparados por encima de los pecadores y las almas". purgativos ”, para que el Señor pueda convertir y salvar a los pecadores y pronto admitir las almas del purgatorio al cielo. 



El fraile torturado por el sufrimiento a menudo deseaba morir. El padre Benedetto lo llevó de regreso a la obediencia, para que volviera a vivir bajo las alas de San Francisco, abandonara el deseo de muerte y aceptara el sufrimiento, para cumplir la misión que el Señor le había confiado: "sufrir y no morir". El Padre Pío, en 1918, tenía el don de la transverberación, que trastornó su alma; El padre Benedetto estaba cerca de él y lo ayudó a comprender lo que estaba sucediendo, ya que el fraile consideraba el fenómeno como un "nuevo castigo". El 27 de agosto, el director espiritual le escribió una carta, explicando que lo que sucedió en él fue un "efecto de amor", una prueba y una vocación para "corregir": la herida en el corazón realizaba en el fraile la pasión como Cristo lo había hecho en la cruz. induciéndolo a besar la mano que lo había transverberado y apretar suavemente esta herida que era un sello de amor.





TERMINANDO EL PEREGRINAJE CON LA ORACION A LA VIRGEN DE POMPEYA:

Virgen del Santo Rosario, Madre del Redentor, humilde sierva del Señor, proclamada Reina del mundo, desde lo profundo de nuestras miserias recurrimos a ti. 

Con confianza de hijos miramos tu rostro dulcísimo. 

Coronada con doce estrellas, tú nos llevas al misterio del Padre, tú resplandeces de Espíritu Santo, tú nos donas a tu Niño divino, Jesús, nuestra esperanza, única salvación del mundo. 

Brindándonos tu Rosario, tú nos invitas a contemplar su Rostro. 

Tú nos abres su corazón, abismo de alegría y de dolor, de luz y de gloria, misterio del Hijo de Dios, hecho hombre por nosotros. 

A tus pies sobre las huellas de los santos, nos sentimos familia de Dios. 

Madre y modelo de la Iglesia, tú eres guía y sostén seguro. Haz que seamos un corazón solo y un alma sola, pueblo fuerte en camino hacia la patria del cielo. 

Te entregamos nuestras miserias, los tantos caminos del odio y de la sangre, las mil antiguas y nuevas pobrezas y sobre todo nuestro pecado. 

A ti nos encomendamos, Madre de misericordia: obtennos el perdón de Dios, ayúdanos a construir un mundo según tu corazón. 

Oh Rosario bendito de María, cadena dulce que nos anuda a Dios, cadena de amor que nos hace hermanos, no te dejaremos jamás. 

En nuestras manos serás arma de paz y de perdón, estrella de nuestro camino. Y nuestro beso a ti, en nuestro último respiro, nos sumergirá en una ola de luz, en la visión de la Madre amada y del Hijo divino, anhelo de alegría de nuestro corazón con el Padre y el Espíritu Santo».



Se hace saber a todos los peregrinos, que una vez concluida la peregrinación Tras los pasos del Padre Pio, se hará un sorteo con todos los participantes, que será un Rosario del Padre Pio, diez estampas y una oración poderosa de la mano del Padre Pio.

4 comentarios:

  1. Caminar al lado del Padre PIO es algo maravilloso, apesar de hacerlo de manera virtual se sienta una paz interior inmensa..bendito sea el Padre PIO..

    ResponderEliminar
  2. A mi me tranquilidad cuando le rezo al Padre Pio.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por esa bendicion que nos brindas padre pio de conocerte de cerca

    ResponderEliminar