lunes, 15 de junio de 2020

HIJOS @ ESPIRITUALES QUE ESTUVIERON CERCA DEL PADRE PIO - ETAPA 15


¿QUIÉN ES EL HIJO ESPIRITUAL DEL PADRE PIO?

Mary Pyle llegó a San Giovanni Rotondo el 4 de octubre de 1923. Una bella mujer estadounidense, elegante, rica protestante. siguiendo a la famosa Maria Montessori. Tan pronto como vio al Padre Pio, entendió que su vida cambiaría y que su futuro estaría al lado del Padre Pio. "Mi hija, no te vayas más. ¡Detente aquí!" fue la exhortación del Padre Pio que con gusto le dio la bienvenida. Se convirtió al catolicismo, dejó a la familia adinerada de Nueva York para vivir en la pobreza en San Giovanni Rotondo, se convirtió en un terciario franciscano y su hogar se convirtió en un lugar de caridad para muchos que lo solicitaron. Sorprendida por el Padre Pío, ella permaneció fiel a él hasta su muerte. Donde hay un santo, siempre hay un santo o santos.


Mary Pyle fue una santa señora que pasaba la mayor parte de su vida cerca de Padre Pío y se considera una de sus hijas espirituales más especiales. “Mary Pyle”, en realidad Adelia Pyle, nació el 17 de abril de 1888 en Morristown, Nueva Jersey. La hija de James Pyle Tolman y Adeline McAlpin. Su familia era rica y fueron tan fieles presbiterianos Adelia creció en una atmósfera religiosa. Asistió a escuelas privadas y sobre todo aprendió a hablar con fluidez español, italiano, francés y alemán. Ella también estudió música, canto y baile, todos los cuales gozan de ella. Adelia disfrutado un activo social y, en una ocasión, después de una severa caída montando a caballo, se le escuchó decir: “Esto es en reparación por todos los bailes que he hecho”. Durante sus años de adolescencia María viajó a menudo a Europa y, en una de estas ocasiones, conoció a María Montessori, la educadora que desarrolló el método de enseñanza Montessori. Esto dio lugar a que María Montessori la invitara a María a viajar con ella y actuar como su intérprete. Durante sus viajes, se interesó en la fe católica y fue bautizada en la iglesia católica por los jesuitas, en España en 1913, a los 25 años de edad. Su madre, al oír la noticia, quedó horrorizada y en las propias palabras de María: “Cuando estaba haciendo Su voluntad, me excluyó como si no fuera ya su hija.” Adelia dijo que escuchó sobre el Padre Pío y sus estigmas en 1921, pero fue antes de 1923 en que decidió ir a verlo por sí misma. 


No sabemos mucho acerca de esa primera reunión, salvo lo que María dice más tarde: “Vimos un sólo otro. Entonces, me caí de rodillas y dije: « Padre ». Puso su mano sobre mi cabeza y me dijo: ‘Mi hija, no viajes más. Quédate aquí”. Ella salió de San Giovanni Rotondo, pero regresó en una fecha posterior y entró en la Tercera Orden Franciscana. En una sencilla ceremonia tomó el nuevo nombre de María y recibió el hábito marrón de la Tercera Orden de las manos del Padre Pío. Ella misma construyó una villa cerca de la cofradía, en un piso de manera franciscana y se establecieron bajo la dirección espiritual del Padre Pío. La madre de María llegó a un acuerdo con ella respecto a su conversión al catolicismo en su visita a San Giovanni Rotondo, al igual que sus hermanos. María realiza actos de caridad y construyó en Pietrelcina, tanto el convento, el seminario como la Iglesia de la Sacra Familia (La Sagrada Familia). Así se cumplen los deseos de los habitantes de Pietrelcina y de Padre Pío, que le había dicho: “…. En breve, se dedicarán a la Sacra Famiglia”. 


El convento se levantó en el lugar cuando el joven Padre Pío había profesado , años antes, un convento que se construyó, para los hijos de San Francisco. Durante los trabajos de construcción Mary Pyle se quedó en Pietrelcina en la misma casa de la calle Santa María de los Ángeles, donde el Padre Pío vivió de 1910 a 1916. María comenzó a recibir visitantes de habla inglesa en su casa y, por tanto, comenzó una animada correspondencia entre los hijos espirituales del Padre Pío. En muchas de sus cartas, ella habla de la importancia del Ángel de la Guarda. María pidió a los que se dirigían por escrito a ella que oraran a su Ángel de la Guarda, lo que podría haber sido alentado por el propio Padre Pío. Ella fue una de las pocas mujeres con quien el Padre Pío se daba a la conversación por algún tiempo. No sólo estuvo ella cerca de su amado Padre Pío, sino también se encargó del cuidado de sus padres, en su villa, a medida que envejecieron. En diciembre de 1929, María recibió a Mamá Peppa y Papá “Zi” Grazio en San Giovanni Rotondo para que los dos campesinos de edad pudieran estar más cerca de su hijo y permaneció al cuidado de ellos, en su casa, hasta que murieron. La memoria de María permanece en los corazones de los que vieron su caridad y de los peregrinos y fieles que llegaron a los lugares santos relacionados con el “fraile de Pietrelcina”. Más información sobre Mary Pyle se pueden encontrar en el libro de Dorothy M. Gaudiose, “La casa de María”. 




Cleonice Morcaldi es otra figura interesante en el panorama de sus hijas espirituales porque, desde que era una niña, esta mujer de San Giovanni Rotondo ha estado bajo la protección del Padre Pio con tanta confianza que para satisfacer sus ansias de perfección , recurrió no solo a las letras, sino también a las notas. Al leer sus cartas, desde los primeros compases puede ver esta fuerte confianza: "mi querida niña"; "Mi querida hija", "mi querida hija", "mi querida hija". Al no poder comunicarse mucho con el Padre Pio, debido a la multitud que lo rodeaba, ideó el método de boletos en los que el Padre Pio, cuando tuvo tiempo, con más calma, respondió a todas sus preguntas. Una relación hecha de ternura y respeto mutuo donde podemos entender que la santidad nunca es soledad. Como buen padre espiritual, no cuestiona las elecciones de Cleonice, sino que las acompaña. Es el método que usará con todos.


Cleonice Morcaldi fue la predilecta entre to­das las hijas espirituales del Padre Pío y la que gozó por más tiempo del beneficio de su direc­ción. Nacida en San Giovanni Rotondo el 22 de febrero de 1904, era muy joven cuando fue presentada al Padre Pío, quien la acogió inmediata­mente con ternura. En el año 1925, cuando ya era maestra de escuela, fue aceptada como hija espiritual del Padre, con quien permaneció en constante y estrecha relación hasta 1968, año de la muerte del Padre. Vivió santamente, consagrada al Señor, realizando lo mejor que pudo las ense­ñanzas recibidas. Murió el 23 de febrero de 1987. Cleonice tuvo la feliz inspiración de anotar, día tras día, lo que su Padre espiritual le enseña­ba, aconsejaba o respondía, hasta el punto de poder utilizar posteriormente estos apuntes para escritos más extensos, como "Testimonianze su Pa­dre Pio" y "Diario". De estos escritos, a partir del presente número de la revista, y, con la promesa de continuar en números sucesivos, publicaremos algunas páginas. Esperamos que esta iniciativa sea agradable y, sobre todo, útil para nuestros lectores. 


Encuentro con el Padre Pío, orientación espiritual A decir verdad, y lo confieso delante de Dios, me siento incapaz de hablar de las virtudes de esta gran alma sacerdotal, aparecida en nuestros días. Era humilde y sencilla, pero me parecía que era verdaderamente grande y extraordinaria por la íntima unión con Dios, que aparecía en todas sus acciones y, especial­mente, en la santa misa, en la cual ‑ yo creo ‑ se realizaba su transformación en Jesús crucificado. Repito que yo no sabría ni podría hablar por separado de sus virtudes, puesto que cada una contenía las demás. Estaban tan entrelazadas entra sí, en todas las mani­festaciones de su vida, que formaban una suave armonía espiritual: una continua emanación del buen olor de Cristo, con el que atraía a todos, buenos y malos, creyentes e incrédulos, protestantes y masones. Este buen olor de Cristo era percibido por las almas incluso desde lejos y de un modo sensible. Lo llamaban "el perfume del Padre". Yo no quería creer en este fenóme­no, pero lo sentí durante más de diez minu­tos en Foggia, durante el examen de Estado, el año 1922. Para salir de dudas le pregunté a él qué significaba su perfume. Con toda sencillez dijo: - "Mi presencia". En efecto, yo me había encomendado mucho a sus ora­ciones antes de partir y me había dicho: - "Vete tranquila, los profesores deberán hacer sus cuentas conmigo y con Dios". 


Lo que quedó confirmado por el óptimo resultado de mis exámenes. Comencé entonces a conocer su unión con Dios y su intercesión ante Él; comencé a admirar también su bondad pa­terna y a demostrarle mi gratitud y mi reconocimiento. Obtenido el diploma, durante tres años estuve enseñando en Monte Sant’Angelo. ¡Muy a pesar mío me alejé del Padre! Antes de partir me dio la bendición, diciéndome: - “Ánimo, estaré siempre junto a ti, pero no lo digas a nadie; visita la gruta del Arcángel, ante Jesús Sacramentado me encontrarás". Cada día, al salir de la escuela, yo iba a la santa gruta y me quedaba por un largo tiempo junto al tabernáculo, aún con el estómago vacío. Yo sentía tan fuerte y suave el espíritu de Jesús, unido al del Padre, que para mi corazón era un sacrificio enorme salir de la mística gruta. Por experiencia personal (perfume), creí que el espíritu del Padre estaba siempre con el divino prisionero, en el tabernáculo. Por ello, muchos años después, cuando fui a España, me dijo: - "Vete, vete, que para mí no hay distancias". Tenía razón un alma de Dios cuando exclamaba: - “Jesús forma con el Padre Pío una unidad indivisible, por lo que no encontraremos jamás a Jesús sin el Padre Pío, ni al Padre Pío sin Jesús". Tres años después pasé a enseñar en las escuelas de mi pueblo, San Giovanni Roton­do. Cosa rara y verdaderamente ex­traña.... ¡no me confesaba con el Padre! Me confesaba con un sacerdote anciano que, si bien era docto y piadoso, sofocaba y cargaba de peso mi conciencia. ¡La confesión me resul­taba una verdadera cruz! Sólo después de haber escuchado el discurso de un padre franciscano sobre la vida y virtudes del Padre Pío, decidí confesarme siempre con el Pa­dre. Fue la Virgen de las Gracias la que me hizo este reproche: - "¿Los forasteros hacen largos viajes para confesarse con el Padre ¿y tú que estás cerca...?". Por su parte, el Pa­dre, en la primera confesión, que fue la más larga, me dijo: - “¡Por fin te has decidi­do! Si supie­ras lo que he esperado y sufrido para arrancarte del mundo y darte para siempre a Je­sús!". Sor­prendida y emocionada, le dije que me sen­tía feliz de haberlo elegido como guía espiritual de mi vida. Él me respondió: - "No tú, sino yo te he elegido entre tantas otras. El Señor me confió tu alma el día de mi primera Misa. Te he rege­nerado para el Señor con dolor y con lágrimas de amor. Esfuérzate para corresponder a una predilección tan grande". 


A esta inesperada re­velación, mi ánimo, lleno de conmoción y re­conocimiento, agradeció al Señor por tanta bondad para con una miserable creatura suya. Pedí al Padre que me aceptara como hija espiritual y me respondió: - "Ya lo eres, pór­tate bien, no me hagas desaparecer". Oh, ¡qué gozo en el espíritu respirar esta nueva atmósfera pura y balsámica! Eran breves las confesiones del Padre, pero iluminaban y alimentaban el alma, que poco a poco penetraba en el conocimiento y en el amor de Dios. Después de la muerte de mis padres, en 1932, me trasladé cerca del convento donde vivían muchas hijas espirituales y lo hice para poder seguir la Misa que celebraba el Padre. Yo esperaba con ansia que llegase el día de la confesión. Al deseo de un renacimien­to espiritual se añadía una cierta repugnan­cia a hablar de mis miserias pasadas y de las cosas que me susurraba el maligno para alejarme de mi nuevo guía. Pero el sabio Maestro me salió al paso diciéndome: - "Yo conozco tu alma como tú conoces tu rostro ante el espe­jo y, antes de que tú ha­bles, ya sé todo lo que me quieres decir. Te ad­vierto ade­más que no me ocultes nunca lo que te dice el tentador. Él es como el ladrón: cuando se ve descu­bierto huye. Rechaza inmediatamente las tentaciones: son como las chispas que cuanto más tiempo están en nuestra mano más queman". Era severo cuando yo ofendía a Dios con pecados contra la caridad. De la murmuración decía: -"Oh, ¡cómo castiga Dios este peca­do, que destruye la caridad fraterna!". No toleraba las mentiras, ni siquiera las que no eran causa de daño alguno. Decía: - "Si no causan daño al prójimo, lo causan a nuestra alma. Dios es verdad". 


Para progre­sar en el camino de la perfección me acon­sejaba tres medios: el examen de la concien­cia por la noche; la buena lectura, especial­mente de la Sagrada Escritura; y la meditación sobre la vida y la pasión de Jesús por la mañana. Me sugirió que también por la tarde hiciera la meditación sobre el Crucifi­jo, para aprender a crucificar el amor pro­pio y la voluntad inclinada al mal. Cuando le decía que yo no daba impor­tancia a la meditación y que la sustituía con la lectura, me decía: - "¡Mala señal!... Los santos lloraban cuando no podían meditar. Leer es comer, meditar es asimilar". Cuando no tenía ganas de orar yo no oraba. Pero aprendí a orar, incluso sin ganas, cuando el Padre me dijo: - "Quien ora mucho, se salva; quien ora poco, está en pe­ligro; quien no ora, se condena. ¡Lo que cuen­ta y merece premio es la voluntad, no el sentimiento! Es mejor amar sin sentimien­to que saber que se es amado!... ". - "Es difícil la perfección", le dije. - "No es difícil, di más bien que es dura para nuestra naturaleza caída!", me respondió. Con frecuencia me recomendaba apuña­lar el propio yo, cada vez que se sublevara; darle una muerte lenta, pero continua. De vez en cuando, recordando mi pasa­do y mi incapacidad espiritual, yo me desanimaba hasta el punto de llorar como una niña que no es capaz de estudiar. Con dul­zura y caridad paterna, el Padre me sumi­nistraba la fuerza y el gozo de continuar mi camino; me decía: - "Recuerda que Dios puede rechazar todo en nosotros; pero no puede rechazar, sin rechazarse a sí mismo, el deseo sincero de un alma que quiere amarlo. Des­pués de todo ¿por qué desanimarte por el recuerdo de tu pasado? El disgusto por nues­tras faltas, para que sea agradable a Dios, debe ser pacífico y resignado. Debemos recordar nuestras faltas, pero no más de lo necesario para mantenernos en la humildad ante el Señor. Nuestras miserias son el escaño de la divina Misericordia; nuestras impotencias, el escaño de la divina Omnipotencia. ¡Mira (y me mostró una bella imagen del Corazón de Jesús), Él es omnipotente, pero su omnipo­tencia es humilde sierva de su Amor! El Se­ñor es Bondad infinita y está contento cuan­do nos ha dado todo...". Esta explicación confortó y consoló mi ánimo e infundió nueva fuerza a mi volun­tad. Di las gracias de todo corazón al Padre que, antes de darme la bendición, añadió: - “Estate tranquila, Jesús te ama. Si el pobre mundo pudiese ver la belleza del alma en gracia, todos los pecadores, todos los incré­dulos, se convertirían inmediatamente". 


Un día, con las sonrisa en los labios, nos dijo: - "Os quiero llevar arriba pronto, pronto a fuerza de golpes". ¿Bromeaba? Sí, pero, bromeando, bro­meando, decía la verdad. Los golpes eran las pruebas espirituales que, de acuerdo con Je­sús, él nos daba. Eran pruebas de fuego. Pue­de hablar de ellas sólo quien las ha soportado. Recuerdo una que no olvidaré jamás. A la aparente indiferencia del Padre, que me helaba el corazón y me hacía pensar en alguna ofensa hecha a Dios, se añadía una obstinada aridez en la oración, un grande tedio por la vida, una tristeza mortal y no faltaban horribles tentaciones del maligno. Cuando no podía soportarlo por más tiem­po, encontrando al Padre en el pasillo, le dije: - "Pero ¿por qué me ha abandonado en este infierno?", y me eché a llorar. El Padre sonrió y, con dulzura, me dijo: - “¡Muy bien!, has pasado por el fuego sin quemarte, has saltado un fuego sin caer en él! No estás en el infierno. El sol resplandece en tu alma; tú no lo ves: no debes verlo; esto es lo mejor para ti. La agitación no te ha dejado gustar la dulzura de la cruz. No estás en el infierno. Las tinieblas que tu veías, eran las tinieblas que rodean al Eterno Sol, que estaba en tu alma. ¡Ánimo, después te será concedi­do ver la belleza de su Rostro, la dulzura de sus ojos, y la felicidad de estar junto a Él para siempre!". Pasé del infierno al paraíso. Él nos guiaba con dulzura y firmeza. Nos decía: - "Os amo tanto como a mi alma; os amo como a hijitos míos carísimos; no obs­tante me veo obligado a imitar al cirujano que opera a su hijo. Antes de imponeros una prueba, ésta pasa a través de mi corazón. No soy yo quien os la impone, sino Aquel que está en mí y por encima de mí. 
Conformémo­nos siempre a los designios del Artífice divi­no, que son siempre designios de amor. Muchos cuadernos serían necesarios para hablar de la doctrina con la cual el Padre dirigía las almas. A la doctrina añadía los ejemplos de todas las virtudes cristianas vividas en grado heroico. De todas ellas las primeras eran la humildad y la caridad para con Dios y para con los hermanos. ¡De su Amor a la cruz, sólo Jesús puede hablar!


CLEONICE MIS RECUERDOS DEL PADRE PIO

Con la palabra y con el ejemplo nos enseñaba a referir todo a Dios. Yo le decía que le quería mucho, porque veía en él a Jesús. Y él: - "También esto está bien; pero mira: lo que tú me das yo lo ofrezco inmediatamente al Amo. Por eso trata de dárselo directamente. Jesús estaría más contento y tú tendrías mas mérito". Le dije un día: - "¿Qué es la humildad?”. Me respondió: - “La humildad es la verdad. ¿Quiénes somos nosotros y quién es Dios? El seráfico Padre pasaba noches enteras meditando esta frase. ¡¿Quién eres tú, Dios mío, y quién soy yo?!”. La palabra "soberbia" le hacía temblar. Un día estaba en la sacristía con algunas personas. Un señor dijo: - "Y qué le vamos a hacer, Padre, somos semilla de soberbia". Inmediatamente el Padre respondió: - "Si no soy humilde, soberbio no quiero serlo”. 

Durante la guerra, un capitán americano venía de Foggia para asistir a la Misa del Padre. Se ponía de rodillas junto al altar. Antes de partir quiso hablar con el Padre. Entre otras cosas le preguntó qué pensaba del don de las llagas. El Padre, bajando la cabeza, respondió: - "Que soy un pobre humillado”. Este episodio me fue referido por un sacerdote que hizo de intérprete. La respuesta gustó mucho al capitán. Éste con frecuencia traía sus soldados, que asistían a la Misa de rodillas. Después seguían al Padre a la sacristía. Los fieles le regalaban con frecuencia pañuelitos de lino blanco, pero no los usó nunca. Prefería pañuelos de tela y de colores, como los que usaban nuestros campesinos. Cuando llegaba el Superior General de la Orden, salía a su encuentro con los demás frailes, pero se escondía de modo que nadie lograba verlo. Un día, en confesión le dije: - “Usted, Padre, es tan bueno, hágame...”. No me dejó concluir la frase e inmediatamente dijo: - "¿Yo bueno? ¡Si tú supieras lo que soy yo, escaparías de aquí horrorizada!... ¡El peor de los delincuentes, comparado conmigo, es un hombre honra-do!". Y lo dijo con tal convicción, que no supe qué decir. Su espíritu de pobreza me pareció un tanto exagerado. Un día, en el coro, lo vimos subirse a una silla para apagar las pocas luces de una lámpara que los frailes habían dejado encendidas. 

Quería que también nosotras observáramos, de algún modo, la regla franciscana. Cuando le dije que yo había tirado un pedazo de pan duro, me respondió: - "¿Por qué no has hecho sopas?”. Me había comprado un vestido nuevo. Cuando me lo vio, dijo: - "Podías haber remendado el que tenías". Tenía razón. En aquella ocasión fui un poco vanidosa. Durante largos años fue humilde sacristán. Dispuesto siempre a servir a todos, en todo. En las cartas se firmaba siempre así: "Vuestro humilde servidor...". Un sacerdote me preguntó si el Padre ejercitaba siempre la virtud de la paciencia. Le respondí: - "¿Le parece poco el soportar el fatigoso trabajo de cada día, sin un solo día de descanso?, ¿sufrir con tanto amor la pasión del Señor y la dirección de tantas almas?”. Él mismo dijo un día: - “Esto es lo que me resulta difícil: estudiar el carácter de cada uno y adaptarme a él”. Jamás he visto un sacerdote con tantos dolores y con tanto paciencia. El sacerdote me respondió: “Tiene razón. El Padre Pío es un modelo en todo. Es santo, pero santo hay que hacerse”. Pedí al Padre el remedio para mis tantas imperfecciones. 

Me dijo: - “Tiempo y paciencia. Paciencia con lo que Dios nos manda; paciencia con nosotros mismos, paciencia con el prójimo. Paciencia y padecer. El sufrimiento no es un castigo, sino un signo del amor de Dios para hacernos semejantes a su divino Hijo. Humíllate amorosamente ante Dios y ante los hombres, porque Dios habla a quien tiene las orejas bajas. Ama el silencio, porque el mucho hablar no está libre de culpa Recuerda que todo se vuelve en bien para los que aman sinceramente a Dios. Si David no hubiera pecado, no habría adquirido una humildad tan profunda, ni la Magdalena habría amado tan ardientemente a Jesús”.  

Transcribo algunas frases de sus cartas: - "Usted llora con razón por haber perdido la mamá, pero ¡ánimo!, hija mía. Yo soy perfectamente consciente de la misión que me ha confiado la Providencia. ¡Si hasta ahora he hecho las veces del padre, difunto, desde este momento siento que se me conmueven las entrañas al asumir también el deber de madre! Y la madre de usted sonreirá desde el cielo. Quiero verla consolada y dulcemente resignada. ¡Usted sabe y puede imaginar lo que yo siento en este corazón por su alma. ¡Dios mío, qué hacer para verla aliviarla!... ¡Pero a mí no me ha sido concedido esto! ¡Hay demasiada indignidad de mi parte para merecer del Señor el don de confortar a quien es parte de mí alma! ¡Ánimo, hija mía, rece usted a este buenísimo Padre, récele para que le consuele! Un día, conmovida, le dije: - “Padre, ¿cuánto amor está encerrado en el corazón de Jesús?”. Y él: - "¡Hija mía, no existen términos para expresar la ternura de nuestro Dios!”. 

Una mañana, después de la Misa, el Padre dijo esta frase: - “¡La vida sin el amor de Dios es peor que la muerte!”. Le dije: - “Padre, para tener más amor yo quisiera, por una vez, soñar a Jesús, conocer su rostro". - “Mírame", respondió. Yo quedé maravillada y sorprendida. El Padre continuó: - “Tú mereces el reproche de Jesús a Felipe en la última cena”. 

El 22 de enero de 1953 se cumplía el 50 aniversario de su toma de hábito. Los frailes prepararon dedicatorias bellísimas. Fue invitado el Padre a escribir la suya; rechazó la invitación, pero después aceptó. Y éstas son sus palabras: "Cincuenta años de vida religiosa, cincuenta años clavado en la cruz, cincuenta años de fuego devorador por Ti, Señor, por tus redimidos. ¿Qué otra cosa desea mi ánimo sino conducir a todos a Ti, ¡oh Señor!, y esperar pacientemente que queme todas mis entrañas en el “cupio dissolvi" para estar completamente en Ti?" Así pues, Jesús crucificó a su siervo a la edad de 16 años, precisamente en el día de su toma de hábito. Sin duda fue la Virgen quien indujo al Padre a superar su habitual reserva, porque lo reclamaba la gloria de Dios. Un sacerdote exclamó: - “¡EI Padre Pío es el Job de nuestro siglo, paciente en soportar durante medio siglo la pasión de Jesús, paciente en su fatigoso trabajo de tantos años, sin un solo día de descanso!..”. 

Lo dijo al leer la dedicatoria que el Padre había escrito y que fue impresa en millares de estampas. ¡Pero quién sabe cuántos otros misterios quedaron encerrados en aquel corazón! - “Muchos misterios de mi corazón serán descubiertos sólo allá arriba", dijo un día.



LO QUE PADRE PIO DIJO A SUS HIJOS ESPIRITUALES 

El elemento que los une espiritualmente, como en una relación espiritual hombre-mujer, es Cristo. Debido a estas mujeres, cuántos problemas y sospechas en el atormentado asunto terrenal del Padre Pío. Nada extraño o indignante. La historia de la iglesia está llena de ejemplos de parejas que se santificaron entre sí. Piense en San Giovanni Crisostomo y Olimpia, San Girolamo y Paola, San Francesco di Sales y Giovanna di Chantal, San Francesco y Santa Chiara, etc. El corazón de la virgen solo quiere una cosa, Dios: se trata de renunciar a un amor por el amor que es infinitamente superior y real. La elección de una vida casta está lejos de agotar el potencial emocional, por el contrario, lo sublima con resultados verdaderamente extraordinarios. El Padre Pío es testigo de un amor fructífero al servicio de la Iglesia y la humanidad


Emmanuele Brunatto nació en Turín el 9 de septiembre del 1892. Actor, cantante, empresario de moda, pasaba de una ciudad a otra en Italia y al extranjero, y se sumergió en la vida mundana. En el 1920 oyó hablar del Padre Pío y “de repente decidió salir para San Giovanni Rotondo”. Cuando llegó a la Iglesita, el Padre Pío, habiéndolo notado, lo fulminó con la mirada “como si hubiera visto al diablo en persona”. Brunatto, definiéndose “el número uno de los pecadores”, arrepentido, acusó sus pecados. Mientras recibía la absolución, percibió un perfume de rosas y violetas. El Padre Pío lo aceptó como hijo espiritual. Vivió en el convento de San Giovanni Rotondo del 1920 al 1925. Durante las “persecuciones” del inocente Fraile estigmatizado, se volvió en el defensor del Padre Pío, creando, sin embargo, no leves dificultades. Murió el 10 de febrero del 1965.


Emmanuele Brunatto, que vivía por entonces en el convento, seguramente fue testigo privilegiado de los hechos. ¿Qué testimonio dio de estos hechos en sus escritos sobre el Padre Pío? Pues dio un testimonio muy importante, ya que fue la única persona que asistió a la reacción el Padre Pío al conocer su condena. El Padre Superior estaba leyendo el decreto a los cofrades, pero suspendió la lectura cuando advirtió la llegada del Padre Pío. Instintivamente, apartó el folleto, poniéndolo sobre una esquina de la mesa, pero el Padre Pío, nada más entrar, miró la publicación y la abrió justo por la página dónde estaban las disposiciones que le concernían. Leyó el texto en silencio, sin que un músculo de su cara traicionara la más pequeña emoción. Después, fingió que no sucedía nada, y, disimulando, llevó la conversación sobre un argumento completamente diferente. Cuando llegó el momento del descanso del mediodía, se apartó. Brunatto fue detrás de él. Llegados a la celda, fue a cerrar los postigos de la ventana, y se paró allí un instante para contemplar de lejos el llano soleado de Foggia. Luego, de improviso, se volvió, echándose a llorar. Emanuele se tiró a sus pies y le abrazó las rodillas, a la vez que clamaba: «¡Padre mío, usted sabe cuánto le queremos! Nuestro amor tiene que serle de consuelo». Pero su contestación fue dura, casi un reproche: «¿Pero no entiendes, hijo mío, que no lloro por mí? Tendré menos trabajo y más méritos. Lloro por todas aquellas almas que son privadas de mi testimonio justo por parte de aquellas personas que deberían defenderlas». 

Brunatto es conocido por la denodada defensa que hizo del Padre Pío para liberarle de las persecuciones que sufrió. ¿Cómo se concretó este compromiso en la primera persecución? Aparte de otras actividades, escribió el libro titulado «Los Anticristos en la Iglesia de Cristo». En dicho libro denunciaba la implicación de algunos altos eclesiásticos en la conspiración contra el Padre Pío. Con la amenaza de lanzarlas al mercado editorial internacional el 16 julio, si no se levantaban las restricciones al Padre Pío, imprimió 2000 copias, que no salieron a la luz porque precisamente un par de días antes se liberó al Padre Pío de las restricciones, por lo cual Brunatto eliminó todos los ejemplares, pues ya había logrado su objetivo conseguir la liberación de su amado santo. Ante esta actitud de Emanuele, el Padre Pío quien, a pesar de las persecuciones siempre mantuvo una estricta obediencia y fidelidad a la Iglesia, escribió dos cartas a Brunatto, instándole a que desistiera de su actitud. ¿Cómo se desarrolló la segunda persecución, y cuál fue entonces la defensa que hizo Brunatto del Padre Pío? La segunda persecución, desarrollada entre 1960 y 1964, estuvo causada por la negativa del Padre Pío a desviar fondos del hospital creado por él «La Casa de Alivio del Sufrimiento» a la provincia capuchina de Foggia, que había entrado en la bancarrota por sus malas inversiones. Brunatto organizó una Asociación Internacional de defensa de la persona del Padre Pío, que tenía como base la amenaza de entregar a la ONU y a la opinión pública mundial un «Libro Blanco» sobre los atentados a los derechos humanos en la persona del Padre Pío. Nuevamente, el santo se opuso a esa campaña para defenderse, porque no quería causar ningún perjuicio a la Iglesia a la que tanto amaba, actitud que expresaba diciendo: «No echéis basura contra nuestra Madre». Brunatto tuvo la dicha de que, poco antes de su fallecimiento el 10 de febrero de 1965― el Papa Pablo VI reivindicó al santo, ordenando que le fueran levantadas todas las restricciones a su ministerio sacerdotal. 


La figura de Brunatto es un modelo de creyente en tres dimensiones fundamentales: en primer lugar, es un paradigma del creyente que experimenta un «camino de Damasco», una conversión radical, que le conduce desde una situación de mundanalidad pecaminosa hasta una transformación plena, realizada por la gracia. Según sus propias palabras, él era «el pecador más grande convertido por el padre Pío». En segundo término, Brunatto es también un modelo de apóstol que lucha enconadamente por dar testimonio de la verdad, enfrentándose a los poderes ocultos y a las fuerzas oscuras que conspiran contra la Iglesia, combatiendo el mal que la asedia. En su faceta de apostolado evangelizador, estaba firmemente convencido que su deber principal aparte de proteger y defender al Santo era dar a conocer lo que él llamaba «la misión del Padre Pío» y divulgarla, misión que consistía en la imitación de Cristo, en restaurar todo en Cristo que había sido el lema del papa san Pío X. 


Para acometer esta empresa, Brunatto escribió varios libros: aparte de los libros que escribió para la defensa del Padre Pío, y que nunca vieron la luz, Emanuele es también el autor en 1926 de la primera biografía sobre el santo, bajo el título de «Padre Pío Da Pietrelcina», aunque la escribió con el seudónimo de Giuseppe De Rossi. La obra fue incluida en el Índice de libros prohibidos por el Santo Oficio al tercer día de su publicación, a pesar de que los cardenales Gasparri y Merry del Val habían autorizado su publicación. En el año 2011, se publicó en francés su autobiografía espiritual, bajo el título de «Padre Pío, mi padre espiritual». Por último, Brunatto es también un paradigma de la caridad, entendida como despojamiento de los propios bienes para contribuir al bienestar de nuestros hermanos en Cristo. Poseedor de una gran fortuna, fue el primer benefactor importante del hospital construido por el padre Pío al lado del convento de San Giovanni Rotondo, conocido con el nombre de «Casa de Alivio del Sufrimiento», al cual donó la suma de 3,5 millones de francos, que en aquel tiempo era una auténtica fortuna. Este aspecto de la vida de Brunatto sus obras caritativas, es el menos conocido. ¿Se debe esto quizá a que su figura está asociada generalmente a sus campañas de defensa del santo? ¿Puede concretar qué otras obras de beneficencia apoyó? Subvencionó generosamente orfanatos, congregaciones religiosas parroquias, seminarios, movimientos familiares y de acción social, universidades católicas y un sinnúmero de revistas y asociaciones católicas diversas, llegando incluso a pagar pensiones de los veteranos de guerra italianos, y de mutilados y viudas de guerra en Francia. Una de sus obras más conocidas es la asociación llamada «La bebida caliente», que repartió diariamente más de 18.000 raciones de comida de forma gratuita durante el invierno de 1941, consistentes en chocolate caliente, pan, carne y mermelada. 




Giorgio Festa es conocido por ser médico personal del Padre Pio. En 1919 fue asignado por el Ministro de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos de hacer un examen médico de San Pío de Pietrelcina. En 1920 Festa fue a San Giovanni Rotondo para una revisión médica en algunas San Pío de Pietrelcina hiere de que había observado el mes anterior. El 5 de octubre de 1925 operaba San Pío de Pietrelcina en la hernia inguinal derecha y en 1927 se quitó un quiste, que estaba en el músculo esternocleidomastoideo de San Pio. En 1938 publicó sus resultados en las visitas “Misteri di Scienza e luci di fede. Stigmate del padre Pío de Pietrelcina” . En 1940 murió en un hotel en Frascati, donde estaba de vacaciones junto con su esposa Silvia y sus dos hijas Carmela y María Luisa. Fue enterrado en el cementerio monumental de Campo Verano , en Roma.
Veneró siempre “al más grande de sus pacientes”.





Francesco Morcaldi nació en San Giovanni Rotondo en el 1889. En la primera guerra mundial fue preso. Cuando regresó en el 1919, encontró un gran movimiento alrededor de la figura del Padre Pío con el cual estableció en seguida una relación de estima, amistad y devoción filial, que duró por toda la vida. Fue el alcalde de San Giovanni Rotondo desde el 1923 hasta el 1927, desde el 1954 hasta el 1958 y desde el 1962 hasta el 1965, se empeñó para evitar el temido peligro del traslado del Padre Pío de San Giovanni Rotondo. Fue a él que el Padre Pío le escribió la carta en la cual pidió que, después de su muerte, sus huesos fueran "compuestos en un tranquilo rincón" de la tierra que lo había hospedado. Estuvo presente en la Inauguración de la Casa Alivio del Sufrimiento y en la llegada de la imagen de la Virgen de Fátima. Puso siempre en práctica las enseñanzas recibidas por su Padre Espiritual.



Cesare Festa, abogado genovés, primo de Giorgio Festa, “coltísimo e inteligente”, jefe del diario «Il Caffaro», "un corazón noble, generoso, lleno de vida y de lealtad", era uno de los exponentes sobresalientes de la masonería. En el 1921 decidió ver al Padre Pío. Después de un breve instante de silencio, el Padre Pío lo tomó de la mano, lo fijó en los ojos por largo tiempo y le contó la parábola del hijo pródigo. El abogado, confuso, se postró a sus pies. Llegado a Génova, el recién convertido dejó la masonería y entró en la Tercera Orden Franciscana. Visitó más veces al Padre Pío, que lo acogió entre sus hijos espirituales. El Padre Pío le escribió dos cartas con las que lo exhortó para que "no se ruborizara por Cristo y por sua doctrina" y para que fuera "cada vez más bueno", para agradar más al Divino Salvador (cfr. Epist.IV,712s.).



Carlo Campanini nació el 5 de octubre del 1906. Fue un actor cómico muy apreciado y aplaudido en los ambientes del cine y del teatro, llegó a San Giovanni Rotondo en el 1939. Cuando vió al Padre Pío que caminaba hacia él, le pareció estar delante de un gigante y se postró a sus pies. Después de recibir la absolución, se fue al huerto del convento para llorar. Desde aquel día volvió muy a menudo para confesarse y para participar en “su” misa. Antes de empezar su día de trabajo, escuchaba la santa misa y rezaba el rosario. Acceptaba todas las invitaciones de los grupos de oración para hablar de sus experiencias vividas al lado del Padre Pío. Le daba alegría acompañar a sus colegas al Padre. Pidió que fuera sepultado en San Giovanni Rotondo para estar muy cerca del Padre Pío también después de la muerte. Murió el 20 de noviembre del 1984.



Enrico Medi nació en el 1911. Después de una brillante carrera, consiguió el título de licenciatura en “Física Pura”. Se casó con Enrica Zanini, licenciada en química y en farmacia, con la cual tuvo seis hijas. Fue elegido diputado del Parlamiento y fue nombrado Presidente del Instituto nacional de Geofísica. Fue Vicepresidente del “Euratom”, dio en la televisión clases de física y comentó los primeros viajes del hombre a la luna. Después de haber encontrado al Padre Pío, se volvió en uno de sus hijos espiritual. Decía: “El Padre Pío por ventisiete años, hasta el día de su muerte, ha guiado mi vida con sabiduría infinita y con prudencia, de colosal “santo” de la Iglesia cual era”. Se confesaba a menudo con él y más veces le sirvió la Santa Misa. Durante los funerales meditó los misterios del rosarios y conmovió a todos con su palabra clara y fascinadora. Murió en el 1974.




Guiglielmo Sanguinetti, nacido en Parma en 1894, trabajó como médico. Para satisfacer a su esposa Emilia, solo "como conductor", aceptó ir a San Giovanni Rotondo durante ocho días. Se detuvo no ocho días, sino cuarenta días, durante los cuales saboreó la alegría de una conversión sincera, fue tomado por la necesidad de una espiritualidad profunda, entabló amistad con el Padre Pío, quien inmediatamente vio en él al hombre que habría podido lograr el su trabajo. Él le explicó sus planes y agregó: Trabajarás para mí. Con su esposa se mudó a San Giovanni Rotondo y se dedicó a la construcción de la Casa Sollievo della Sofferenza, que siguió desde el primer golpe del pico (16 de abril de 1947) hasta la apertura del Poliambulatorio (25 de julio de 1954), como "brazo derecho", confidente. , amigo e hijo espiritual devoto del Padre Pio.


Angelo Battisti – Angelino para los amigos – nació en el 1906. Vino por primera vez a San Giovanni Rotondo en el 1941, por motivos de salud y necesidades familiares, para pedir la protección del Padre Pío y se quedó por diez días. El Padre Pío lo acogió como hijo espiritual y le saludó: “Entre tú y yo habrá una competición en el cumplir las promesas que nos hicimos. Tú trabaja que en lo demás pienso yo”. A finales de octubre el Padre Pío le pidió que se pusiera a su servicio como Administrador de la Casa Alivio del Sufrimiento. Ocupó este cargo hasta la muerte del Padre Pío (el 23 de septiembre del 1968). Funcionario del Vaticano, venía a San Giovanni Rotondo cada semana. Por la mañana estaba cerca del altar para servir la Misa al Padre Pío. Ejercitó su cargo, elevado y difícil, con amor y desinterés.


Giuseppe Sala nació en le 1925. Médico cirujano, internista y cardiólogo, conoció al Padre Pío, cuando, bajo invitación del prof. Valdoni, vino a San Giovanni Rotondo para organizar los cuadros médicos y los equipos de la Casa Alivio del Sufrimiento. Percibió la eficacia de las oraciones del Padre Pío en la curación de su hijo. Se volvió penitente, hijo espiritual y médico del Padre Pío. Como alcalde de San Giovanni Rotondo (1966 - 1974) pudo averiguar que el Padre Pío actuaba sin algún interés particular en los partidos políticos. El 23 de septiembre estuvo presente en el tránsito del Padre Pío; observó “la desaparición de los estigmas”; y testimonió que el fenómeno debía considerarse “como un hecho fuera de toda tipología de comportamiento clínico y de carácter extra natural”. Murió en el 1996. Sus despojos descansan en San Giovanni Rotondo.




Gerardo De Caro nació en el 1909. Docente de historia y filosofía, conoció al Padre Pío en el 1943. En él vió en seguida un gran asceta, dotado de una extraordinaria espiritualidad y altura moral. En el 1944 se trasladó a San Giovanni Rotondo y entrelazó una relación filial con el Padre Pío, que le predijo su elección como diputado del Parlamento. Padre Pío le dijo: “ ¡Habla, habla, habla!”. De Caro habló con entusiasmo recogiendo consentimientos en ocasión del proyecto de la Reforma agraria e inmobiliaria. Una vez el Padre Pío dijo: “ ¡Éste es mi deputado y qué no me lo toquen!”. De Caro, honesto y coherente, hombre de cultura, de fe y de oración, se consideraba el “estrumento” con el cual el Padre Pío, “sostenedor de un Estado productivo en el cual todos los derechos humanos fueran tutelados con justicia”, manifestaba su pensamiento político y social.


Beniamino Gigli nació en Recanati en el 1890. Era un tenor conocido en todo el mundo, cantó en los teatros más importantes del mundo. Deseaba conocer al Padre Pío y fue a San Giovanni Rotondo para encontrarlo. Cuando se le acercó el Padre Pío le dijo: “ ¡Joven, cambiete la camisa. Te llamas Gigli (que en italiano significa “azucenas”, ndt), pero no eres un azucena. Tienes la camisa blanca, pero tu alma está sucia!”. Gigli rompió a llorar. Se arrodilló delante del Padre para confesarse, arrepentido de sus pecados. Desde aquel día empezó una nueva vida y se volvió uno de los mejores amigos del Padre Pío, que lo acogió entre sus hijos espirituales. En el huerto del convento cantaba para el Padre Pío el himno “Oh grande, sumo Dios”, el Ave María y otras canciones. Cuando entonaba su canción “Mamá”, el Padre Pío se conmovía hasta las lágrimas pensando a su amadísima madre. Murió en Roma en el 1957.




Giacomo Gaglione nació el 20 de julio del 1896. Una grave enfermedad lo obligó por cincuenta años en una silla de ruedas. En el 1919 fue a San Giovanni Rotondo pidiendo al Señor, por medio del Padre Pío la tan deseada curación. En cambio, obtuvo dos gracias más grandes: la resignación a la divina voluntad y el conocimiento de la misión cristiana del sufrimiento. Decía: “El Padre Pío me ha quitado una cabeza y me ha puesto otra”. Aprendió a sonreir en medio del dolor, y en el 1948 fundió la obra del Apostolado del Sufrimiento. Profesó la regla de la tercer Orden Franciscana. Escribió varios libros de reflexión y de ascética. Murió el 28 de mayo del 1962. El Padre Pío escribió de él: “Con Jesús en la Cruz, con Jesús en el Santo Paradiso”. Se ha puesto en marcha en la Congregación para las Causas de los Santos, su proceso de Canonización.




Nina Campanile, la hija espiritual del Padre Pio, escribió en sus Memorias del Padre Pio que en 1917 su madre enfermó gravemente. El médico de familia no estaba allí, y otro médico la visitó, quien le diagnosticó neumonía doble y le recetó sanguijuelas. La señorita Nina fue a pedirle al Padre Pío que rezara, y él le dijo: "Pero qué neumonía y neumonía tiene el ¡malaria!" Nina corrió a su casa, tiró las sanguijuelas y las medicinas que su madre estaba tomando y, cuando el médico de familia regresó, reconoció que era malaria. Con el tratamiento adecuado, la madre se recuperó rápidamente (Peña 24) (Positio I / 1, p. 1269)


Hermana Pura Pagani: "Estaba experimentando una enfermedad y decidí ir al Padre Pio para contarle al respecto. Fui con otra hermana y le pedí al Padre Raffaele que facilitara la reunión. El Padre Raffaele me hizo acercarme al confesionario y en el momento en que el Padre Pio terminó. escuchando las confesiones me empujó hacia él. Tan pronto como me vio, el Padre Pio dijo: "Vete, vete". Estaba petrificado, muriendo de vergüenza. Cuando el Padre Pio se fue a la sacristía, después de unos pocos pasos, se volvió y me hizo Me moví para ir a él solo en la tercera invitación, por temor a tener otro regaño. Padre Pio dijo suavemente: "No te preocupes. Estarás mejor, ya verás. Tu estarás mejor. Pero en otra ocasión vienes con el permiso de las superiores ". La hermana Pura luego explicó:" Antes de irme, no había advertido a la madre provincial por temor a que ella dijera que no "(Iasenzaniro, Testimonies, segunda parte, 247- 8)



¡Pero, qué esperas! El estudiante Mario Sanci en 1951 tenía un problema ocular grave y temía que ya no pudiera estudiar. Le dijeron que rezara con insistencia y decisión y que "violentara el Corazón de Jesús". Mario debió haber entendido mal y escribió una carta al Padre Pío, hablando sobre su situación y concluyendo: "Padre, exijo la gracia de la vista de Dios". Algún tiempo después, Mario fue a San Giovanni Rotondo. Cuando el Padre Pío lo vio entre la multitud de hombres en la sacristía, dulcemente le dijo: "¿Qué esperas, qué esperas?" (Iasenzaniro, Testimonials, parte dos, 249)


El Dr. Franco Lotti, de Bolonia, conocía al Padre Pío desde que era un niño. Durante la Segunda Guerra Mundial había sido asignado a un regimiento estacionado en Grecia. A principios de julio de 1945 obtuvo una licencia y decidió trasladarla de Padre Pio a San Giovanni Rotondo. Llegó el momento de los saludos, y Franco se dio cuenta de que el Padre Pío lo miraba de manera extraña, como si estuviera preocupado, y luego dijo: "No, no irás a Grecia". El joven médico regresó al cuartel, según las órdenes recibidas, y allí le dijeron que todos los documentos necesarios para su partida a Grecia estarían listos el lunes siguiente. Cuando el dr. Lotti apareció el lunes, en lugar de recibir los documentos, le dijeron que su partida había sido pospuesta y que tenía que esperar nuevas instrucciones. Finalmente, después de unos días, le dijeron que su partida a Grecia se había programado para el 21 de julio de 1943. El 21 de julio fue el día exacto en que Mussolini fue depuesto y todas las salidas fueron canceladas definitivamente. El doctor. Lotti no fue a Grecia, como había predicho el Padre Pío. (Pariente, Padre Pio una ciudad, 87-8)




Gemma di Giorgi, nació el día de Navidad de 1939 en Ribera, Sicilia. Gemma nació ciega y sin pupilas, y de repente recuperó la vista, pero no sus pupilas, después de hacer la Comunión de manos del Padre Pío el 18 de junio de 1947. Fue un desafío para la ciencia. Los especialistas dijeron que no podía ver y que permanecería ciega toda su vida porque "nadie puede ver sin pupilas". Un día les sucedió una tía monja, que escuchó el caso y aconsejó dirigirse al Padre Pío. Al escuchar esto, la abuela de la niña se comprometió a ir con ella a S. Giovanni Rotondo; Mientras tanto, rezó a la monja para que le escribiera al Padre y le rogara que fuera en su ayuda. La monja escribió y recomendó el caso de la mujercita ciega. Una noche soñó con el Padre Pío, quien le dijo: "¿Dónde está esta Gemma por la que estás mareando mi cabeza con tantas oraciones?" La monja, siempre durante el sueño, le presentó a Gemma al Padre Pío e hizo una señal de la cruz en sus ojos. El día después de este sueño, la monja recibió la respuesta del Padre Pío, quien le dijo: "Querida hija, te aseguro que rezaré por la niña, deseándole". Impresionada por la coincidencia del sueño con la respuesta del Padre Pío, la monja instó a la abuela de la niña a irse sin demora a S. Giovanni Rotondo. La abuela no la dejó decirlo dos veces y, llevándose a la niña con ella, se dirigió a S. Giovanni Rotondo. Mientras estaba en el tren, Gemma le dijo a su abuela que parecía ver algo. La abuela no quería creer, porque la niña no tenía alumnos. Al llegar a S. Giovanni Rotondo, Gemma y su abuela corrieron a la iglesia para confesarse con el Padre Pío. La niña aún no había hecho su Primera Comunión y, por lo tanto, quería aprovechar la oportunidad de que el Padre Pio lo hiciera. Su abuela le recomendó que, cuando llegara su turno de confesión, le pidiera al Padre Pío que rezara para comprar la vista, pero la niña se olvidó de eso. Sin embargo, el Padre Pío, cuando la vio frente a él, tocó sus ojos con la mano y luego hizo una señal de la cruz sobre ellos. Después de la confesión, la abuela le preguntó a Gemma si le había pedido al Padre Pío que rezara por su recuperación, pero la niña respondió que se había olvidado de eso. Grande fue la angustia de su abuela y ella comenzó a llorar; Luego fue al Padre Pío para pedirle que intercediera por la recuperación de Gemma. El padre Pío le dijo: "Ten fe, hija mía. La niña no tiene que llorar y usted tampoco tiene que preocuparse ". Mientras tanto, la niña hizo la Primera Comunión a través de las manos del Padre Pío, quien después de darle el anfitrión, trazó una segunda señal de la cruz en sus ojos. Luego, cuando llegó el momento de irse a casa, Gemma y su abuela partieron. Mientras estaba en el tren, la niña notó que su vista se estaba volviendo más y más liviana hasta que adquirió un grado normal. Al llegar a Cosenza, la abuela enfermó y fue necesario pasar unos días en el hospital; luego, cuando estaba a punto de irse, quería que la niña visitara a un oftalmólogo, quien después de haberla observado cuidadosamente, se sorprendió, porque la niña vio sin tener las pupilas. De vuelta a casa, todos se sorprendieron al descubrir que Gemma, incluso sin alumnos, veía perfectamente. Después de unos meses, los padres querían llevarla a un especialista de Perugia, pero incluso estos tenían que descubrir que no había una explicación humana del hecho de que Gemma veía sin alumnos. Y continuó viendo esto incluso después, viviendo en su país y, ocasionalmente, dando vueltas para contar su hermosa aventura. Gemma ha crecido, ha realizado sus estudios regularmente y continúa disfrutando de excelentes vistas. A menudo regresaba a San Giovanni Rotondo. El padre Pío, sacudiendo la cabeza, dijo: "¡No me involucren en este negocio, buena gente! No soy yo, es la Madonna". Pero tenía que ser el que preguntaba, respondió una persona de sentido común. (Agostino, Diario, 197) (Winowska, Il vero, 129) (Cataneo, Padre Pio, 111-4) (De Robeck, Padre Pio, 88) Con los años, Gemma ha sido visitada por muchos médicos especialistas y todos repiten: "Nadie puede ver sin pupilas". En 1967, Gemma y su abuela tuvieron una larga entrevista en San Giovanni Rotondo con Clarice Bruno. en ese momento Gemma tenía 28 años. (Bruno, carretera, 111-6)




Wanda Poltawska, médico polaco, había estado prisionero en el campo de concentración de Ravensbruck en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Ella y su familia eran amigos del obispo Karol Wojtyla. El 17 de noviembre de 1962, el obispo Wojtyla, que estaba con los otros obispos polacos en Roma para el consejo, fue informado de que Wanda tenía un tumor. Monseñor Wojtyla inmediatamente le escribió al Padre Pio una nota en latín, para ser entregada a través de Angelo Battisti, que trabajaba en la secretaría de estado, y también era Administrador de Casa Sollievo. Aquí está la traducción del boleto en latín: "Roma, 17 de noviembre de 1962. Venerable Padre, le pido que levante una oración por una madre de cuatro hijas, de cuarenta años, de Cracovia en Polonia, (durante la última guerra que tuvo lugar durante cinco años). años en un campo de concentración en Alemania), en grave peligro de salud e incluso de vida, debido al cáncer: para que Dios pueda mostrar su misericordia a ella y a su familia a través de la intercesión de la Santísima Virgen. La mayoría en Cristo. Wojtyla, Capítulo Vicario de Cracovia ". Cuando el Padre Pío recibió la nota, le dijo a Angelo Battisti: "Guarde esta carta porque es muy importante". Después de solo 11 días, el Arzobispo Wojtyla envió una segunda carta al Padre Pío, siempre a través de Angelo Battisti. Aquí está la traducción italiana del original en latín: "Venerable Padre, la mujer que vive en Cracovia en Polonia, madre de cuatro hijas, recuperó su salud de repente el 21 de noviembre, antes de la cirugía. Gracias a Dios. así que también quisiera agradecerle, Venerable Padre, en nombre de ella, su esposo y toda la familia. En Cristo, Carlo Wojtyla, Capítulo Vicario de Cracovia. Roma, 28 de noviembre de 1962 ". (Capuano, con P. Pio, 232-4) Wanda debía ser operado el viernes. El sábado por la mañana, el obispo Wojtyla llamó por noticias. El médico le dio la buena noticia de que en la última evaluación preoperatoria el cirujano no había encontrado rastro del tumor. El tumor ya no estaba allí. El periodista Jim Gallagher conoció a Wanda Poltawska muchos años después, cuando tenía 73 años, en 1989. El médico todavía estaba trabajando a tiempo completo y acababa de terminar de hablar en un simposio internacional celebrado en Roma, en la Universidad de Letrán. El médico recordó cuando ella misma visitó al Padre Pio en San Giovanni Rotondo en 1967: "Después de la misa, el padre pasó frente a mí para regresar a la sacristía. En cierto momento se detuvo y miró a las personas con sus propios ojos. Luego se volvió y caminó hacia mí. Me miró directamente a los ojos, y nunca olvidaré la mirada que me dirigió. Levantó la mano y acarició mi cabeza. Luego, con la mano acunando la parte posterior de mi cabeza, dijo: "¿Estás bien ahora mi querida hija? ¿Estas bien? "Entendí en ese momento en lo más profundo de mi alma que era él quien había logrado mi curación". (Gallagher, Padre Pio, 178-85)


John McCaffery escribe: "Frente a mí, en mi oficina en San Giovanni Rotondo estaba sentado este hombre que solo unos meses antes estaba completamente ciego. Para mí sus ojos parecían perfectamente normales. Me dijo que, arrodillado ante el Padre Pío, tenía le pidió que intercediera por su vista "aunque solo fuera en un ojo". Rezaré por ti ". Unas semanas más tarde, ese hombre, que era de Lecco, regresó al Padre Pio. Sus ojos parecían absolutamente normales. Se arrodilló ante el Padre Pio, con los ojos llenos de lágrimas y el corazón lleno de lágrimas. Alegría. El Padre Pio le preguntó: "¿Entonces ahora ves normalmente?" El hombre respondió: "De este ojo, pero no del otro". Padre Pio: "¡Ah! Solo de un ojo. Esta es una lección para ti. Nunca ponga límites a Dios. Siempre pida una gran gracia. "(McCaffery, Tales, 70-1)



Giuseppe Canaponi, de Sarteano, en la provincia de Siena, era trabajador de los Ferrocarriles del Estado, cuando, a los 32 años, el 21 de mayo de 1945, mientras iba a trabajar en su motocicleta, fue atropellado por un camión. Llega al hospital medio muerto; fracturas en el cráneo, costillas y cinco en la pierna izquierda. Comenzó una larga experiencia entre muchos hospitales, y logró caminar lentamente con apoyo. El 26 de diciembre de 1947 fue a San Giovanni Rotondo con su esposa Gilda y su hijo Augusto de 10 años. Fuimos a confesarnos al Padre Pio. Giuseppe informó: "Mientras estaba de rodillas sentí una descarga eléctrica que me alivió y me produjo un gran bienestar. El padre puso los ojos en blanco, me dio la absolución y me sentí muy bien. Me dijo:" Prometes cambiar tu vida. De lo contrario, ¿de qué sirve la gracia? "" Prometí, besé mi mano, tomé la muleta y el palo y comencé a caminar rápidamente. Mi esposa, al verme sanar, vino a recibirme con su hijo y lloramos emocionados. Regresamos al hotel, luego volvimos a agradecer al Padre Pío que nos dijo: "No hice gracia. El Señor lo logró. Gracias". Cuando regresé a casa el 31 de diciembre, encontré una carta de despido de los Ferrocarriles del Estado por incapacidad para trabajar ". Canaponi murió en 1973 a la edad de setenta. Dos meses antes de su muerte, el padre Paolo Covino conoció a Giuseppe Canaponi en la sacristía de San Giovanni Rotondo y le hizo repetir la historia de su recuperación. Cuando contó su historia, Giuseppe Canaponi repitió muchas veces: "Soy un desafío vivo para las leyes físicas". "Los médicos ven las placas con la rodilla fuera de lugar, el fémur torcido con tejido calloso alrededor de la rótula de la rodilla, y se sorprenden de que camine rápidamente. Por eso me considero un muerto andante". (Covino, Ricordi, 247-9) (Socci, el secreto, después de la nota 232) (Ingoldsby, Padre Pio, 93-4) (Cataneo, Padre Pio, 114-5)




El doctor. Mario Sanvico era un veterinario de Perugia. También era un ingeniero agrónomo y un hombre de negocios apasionado por hacer cerveza. Abrió su propia cervecería que luego vendió cuando se mudó a San Giovanni Rotondo. La primera vez que se encontraron con el Padre Pío le dijo: "Te quiero aquí. Te necesito, te necesito". Sanvico respondió: "Estoy disponible". (Allegri, Vida, 507)


El doctor. Carlo Kisvarday era farmacéutico de Zadar, una ciudad que ahora se llama Zadar y pertenece a Croacia. Él y su esposa Mary eran católicos ricos y fervientes, dueños de casas y tierras además de la farmacia. Cuando visitaron al Padre Pío, el Padre dijo: "Hazte una pequeña casa aquí. Te quiero cerca de mí. Te quiero muy cerca de mí". Los cónyuges de Kisvarday apenas tuvieron tiempo de vender todo y mudarse a San Giovanni Rotondo. Se construyó una casa a unos cien metros del convento. Desde el principio dr. Kisvarday se convirtió en el director gerente del edificio del hospital. (Allegri, La vita, 506-7) (Leo, Padre Pio, 26)


Barbara Ward nació en Heworth, Yorkshire, Inglaterra. Estudió en escuelas católicas y luego en la Sorbona y se graduó en Oxford. Ella era una católica ferviente, miembro de muchas organizaciones católicas. Como periodista de "The Economist", fue a Italia para un informe de posguerra. Antes de salir de Londres, una amiga suya de Roma, el marqués Bernardo Patrizi, le habló sobre el Padre Pío y ella inmediatamente expresó su deseo de conocerlo. El marqués prometió acompañarla. Entonces, en el otoño de 1947, Barbara, acompañada de su amigo Marquis, fue a San Giovanni Roondo, visitó el edificio del hospital y preguntó sobre el trabajo y la cantidad de fondos necesarios. Después de conocer al Padre Pío, le pidió la gracia de convertir a su novio al catolicismo. El Padre Pio dijo: "¡Si el Señor quiere, se convertirá!". Barbara: "¿Pero cuándo?" Padre Pio: "Si Dios quiere, incluso ahora". Por el momento, Barbara estaba decepcionada, pero luego, al regresar a Londres, supo que su novio, en el día y en el momento en que habló con el Padre Pío, había entrado en una iglesia católica, había hablado con un sacerdote y se había convertido. al catolicismo. Barbara Ward estaba felizmente asombrada. Le rogó a su prometido que fuera inmediatamente al Padre Pío, pero agregó: "Pero tengan cuidado de que estén construyendo una clínica allí y que necesiten 400 millones". Jackson, quien era el director gerente de UNRRA, mostró interés e inmediatamente fue a San Giovanni Rotondo, donde tuvo una reunión con el Padre Pío, a quien expresó su gratitud. También aprovechó la oportunidad para someter su propio proyecto a su aprobación: "Padre, sé que necesitas dinero; Bueno, si permites darle a esta clínica el nombre de "Fiorello La Guardia", podré conocerte ». El padre Pio dio su asentimiento. Robert Jackson inmediatamente entró en acción y logró que la UNRRA decidiera, en memoria de Fiorello La Guardia, y el 21 de junio de 1948, un préstamo de 400 millones de liras para el trabajo del Padre Pio. Fiorello La Guardia, natural de Foggia, había sido alcalde de Nueva York y presidente de la UNRRA. La asignación de la gran suma fue notificada al Jefe del Gobierno italiano, De Gasperi, quien, sin darse cuenta de todo, recurrió a la competencia del Prefecto de Foggia. Este último, que tampoco estaba al tanto de todo, le confió al Doctor Provincial la tarea de ir a San Giovanni Rotondo para los controles necesarios. Y así se descubrió que se había construido una clínica sin la autorización de los organismos competentes. Surgieron grandes dificultades administrativas. Pero el Doctor Provincial prometió su apoyo y solicitó el envío inmediato del proyecto, que habría enviado a Roma para la aprobación necesaria. Todo se resolvió después de unos seis meses de batallas burocráticas. Pero de los 400 millones de financiamiento aprobados por la UNRRA, solo llegaron 250 millones. El resto fue retenido por el gobierno. Padre Pio habló de "robo legal". Inicialmente, durante el trabajo en curso, el trabajo del Padre Pío se llamó Hospital Fiorello La Guardia. Pero el cartel con esta inscripción, colocado en la parte delantera del hospital, apareció fugazmente solo en 1949. Luego fue retirado. Sin embargo, el nombre de Fiorello La Guardia quedó grabado en una placa. En el otoño de 1950, Barbara Ward regresó a San Giovanni Rotondo con su esposo, el Sr. Jackson. Barbara se sorprendió gratamente al ver, en el vitral del altar de la capilla del hospital, el rostro de la Virgen retratado con sus rasgos. Esta iniciativa de Lupi. Todos ahora la consideraban la madrina del hospital. (Giannuzzi, Padre Pio, 319-20) (Preziuso, 160-2) Chiocchi y Cirri, vol. II, 27-31) (Quirón, Padre Pio 259-60)


Angelo Lupi, de Castel Frentano en la provincia de Chieti, en los Abruzos, era un albañil que hacía tareas en el convento. Cuando llegó el momento de tener un plan para el edificio del hospital del Padre Pío, se solicitaron algunos. Entre los diseños recibidos, el Padre Pío eligió uno, que fue firmado por un cierto ingeniero Candeloro. El autor fue convocado y se descubrió que no había un ingeniero Candeloro y que el proyecto pertenecía a cierto Angelo Lupi, que no era arquitecto, ni siquiera era un topógrafo y no tenía calificaciones educativas. Pero el Padre Pio entendió que él era el hombre correcto. El padre Pío le dijo: "Tú serás el arquitecto". Y él dijo: "Pero no tengo calificaciones". Padre Pio: "Dios te dará la calificación". Lupi se convirtió así en el diseñador y gerente de construcción de la Casa Sollievo della Sofferenza, logrando crear un trabajo que los expertos llamaron un verdadero milagro. Lupi era un hombre tenaz e inteligente de considerable capacidad organizativa; dirigió un promedio de 300 trabajadores por día durante nueve años, de 1947 a 1956, exigiéndoles la mayor seriedad en el trabajo y dando el ejemplo de ser un trabajador incansable. Muy querido por todos, mostró un alto nivel de perspicacia y una preparación excepcional en su trabajo. Primero tuvo que llevar a cabo trabajos de excavación pesados ​​para más de 100,000 metros cúbicos de roca, el asentamiento de un área de construcción de 35,000 metros cuadrados, la conexión con el acueducto de Apulia. Se prestó especial atención a la lucha contra el desperdicio; En la fecha de inauguración de la obra, en 1956, se calculó un costo total de aproximadamente un tercio del costo promedio mundial de fabricación22. Lupi también fue reportado por un ingeniero de Foggia por práctica abusiva. Preocupado, se volvió hacia el Padre Pío, quien le dijo que no temiera. El juicio terminó en nada. (Giannuzzi, San Pio, 318-9) (Preziuso, La vida, 178) (Fernando, Il beato Padre Pio, 51) (Peroni, Padre Pio, 431) (Leona, Padre Pio, 33) (Gigliozzi, Padre Pio, 126-7)


Giovanni Bardazzi, comunista de Prato en 1949, soñó con el Padre Pío que le dijo: "Te esperaré en San Giovanni Rotondo". Después de unos meses, otro sueño: "¡Suficiente! Te espero". El 7 de abril de 1950, Giovanni fue a San Giovanni Rotondo con su esposa. Cuando el Padre Pío lo vio, dijo: "¡Esta oveja sarnosa ha llegado!" Después de cuatro intentos en el espacio de doce meses, Giovanni tiene la absolución. Siguiendo el consejo del Padre Pío, cambió de trabajo y con el dinero ahorrado con el nuevo trabajo construyó una iglesia dedicada a Santa Maria delle Grazie, con una casa contigua, un huerto y un huerto. Con los años lo donó a la archidiócesis de Florencia. Con los años, Giovanni Bardazzi se dedicó al transporte de la mayor cantidad de personas posible a San Giovanni Rotondo "para que ellos también pudieran beneficiarse de ese regalo que el Cielo le había dado a la tierra". Un día, el Padre Pio se entretuvo en el jardín con amigos y cohermanos y Giovanni lo saludó desde la ventana del primer piso. John dijo: "Padre, espero verte tan de cerca en el cielo". Padre Pio: "No, estaremos más cerca allí". (Iasenzaniro, "El Padre", 434-443). Giovanni Bardazzi escribió un libro sobre su experiencia con el Padre Pio: "Un discípulo del Padre Pio". Giovanni murió en Calenzano el 7 de diciembre de 1997.




Elena Bandini Conoció al Padre Pio en 1921. Además de las 24 cartas recibidas del Padre Pio, hay más de cien notas con preguntas muy cortas de Elena a Padre Pio y la misma cantidad de respuestas cortas casi telegráficas de estas. Tocó el órgano y dirigió el coro en colaboración con Mary Pyle. Sufrió de cáncer de estómago durante años y se negó a pedir gracia, ofreciendo todo en unión con los sufrimientos del Padre Pío. Cuando murió, John McCaffery le dijo al Padre Pío: "Elena debe haber ido directamente a Padradiso, sin paradas intermedias". Y Padre Pio, con dos grandes lágrimas cayendo de sus ojos en sus mejillas: "¡Oh! Absolutamente sin parar". (McCaffery, Cuentos, 76)


Maria Basilio, está estrechamente entrelazada con la del Padre Pío, pero nunca se ha contado. Al igual que San Francisco, la "señorita María" se despojó de los bienes familiares para construir el hospital para los pobres: en 1934 compró el terreno en el que se construiría la Casa para el Socorro del Sufrimiento en 1956. El primer apoyo del Santo mucho antes de que la multimillonaria estadounidense Maria Pyle financiara la construcción de dos iglesias. Hoy Joseph Ratzinger (como, en el último año, seis millones y medio de peregrinos), se arrodillará ante el Santo de Pietrelcina. Sin embargo, es completamente desconocida la historia de María Basilio (1882-1965), perteneciente a la histórica familia emprendedora piamontesa de Venchi y que se mudó a San Giovanni Rotondo para dar todo de sí misma (vida, pensamiento, corazón y posesiones) a por el Padre Pio. Un camino, suyo, en el silencio de la devoción, la dedicación, la oración y las obras para ayudar a los necesitados y peregrinos. Fue María Basilio quien le dio al Padre Pío la tierra indispensable para cumplir el sueño de construir la Casa Sollievo della Sofferenza, la máxima realización sanitaria y caritativa del Santo. Ahora el libro "Una vida para el Padre Pio" de Carlo Vietti y Giusy Ferro (ediciones Tempi Nuovi) revela el trabajo silencioso y precioso de María Basilio junto con el Padre Pio, a través de una relación diaria humana, espiritual y operativa con el futuro sagrado. Un viaje extraordinario, desde la actividad inicial del emprendedor hasta el papel de colaborador espiritual y de confianza y benefactor del fraile Campaniano. Entre ellos surge un intenso amor espiritual que se convierte en una verdadera familiaridad. Desde las notas hasta la copa de oro para presenciar la elección de dedicarse por completo al servicio del Padre Pío. A partir de 1924, María Basilio se convirtió en el "ángel" del fraile en los años oscuros de persecuciones y malentendidos de las jerarquías eclesiásticas. Hable con las personas que llegan a San Giovanni Rotondo para implorar milagros y entregar personalmente al Padre Pío con solicitudes de agradecimiento. María no lo abandona por un momento entre el sufrimiento y la hostilidad abierta. Vive en el pueblo, en alquiler, en una de las primeras casas de hotel, al comienzo de la subida que lleva desde el centro de San Giovanni Rotondo al convento. En parte por la confidencialidad, en parte por la desconfianza de los aldeanos hacia la mujer tan íntima de ese fraile. En la vida hicieron todo lo posible para exponerlo, para revelar su engaño. La devastadora novena de acusaciones vertidas en el Vaticano lo coloca en el índice como "un libertino impenitente y corruptor de mujeres", cautivo por los cohermanos y supervisado por el Santo Oficio por "los trucos de un chabolero, las heridas simuladas, los males inexistentes de un engañador ". María realiza tareas delicadas, permaneciendo siempre detrás de escena. Una cualidad que empuja al Padre Pío a confiarle tareas cada vez más pesadas y centrales en su trabajo de apostolado hacia las almas y el sufrimiento.


Italia Betti fue profesor de matemáticas en la escuela secundaria Galvani en Bolonia, ex miembro del Comité de Liberación Nacional, líder comunista en Bolonia, propagandista marxista leninista, director de la Asociación para la defensa de la escuela secular, llamada "la pasionaria roja". Una noche, en septiembre de 1949, soñó con el Padre Pío, quien la instó a unirse a él. El 14 de diciembre de 1949, tomó el tren a Bolonia a Puglia, acompañada de su hermana. Entró en la iglesia del convento y el Padre Pío estaba celebrando misa. Confió en que se sintió empujada por una fuerza misteriosa para acercarse al altar, y allí permaneció de rodillas durante horas, con la cara entre las manos. Al día siguiente se lo confesó al Padre Pío. Le escribió a sus colegas y sus alumnos desde Galvani, y a los líderes y amigos del partido en Bolonia: "He ganado la paz. Oren por mí". Muchos ex compañeros intentaron todo lo posible, pero siempre en vano. Betti ya no quería irse de San Giovanni Rotondo. Allí quería vivir, al lado del sacerdote que la había traído de vuelta a Dios, señalándole el camino de la paz, después de unos veinte años de pérdida. Allí murió, abatida por un cáncer, el 26 de octubre de 1950. Allí, en el pequeño cementerio, quiso ser enterrada junto a las tumbas de los padres del Padre Pío, con el cordón terciario franciscano ». (Socci, El secreto del Padre Pio, capítulo: Comunistas del Padre BUR 2010) (Fernando Da Riese, Padre Pio de Pietrelcina, op. Cit., Pp. 371-372.)


Raffaelina Cerase En 1914, a través del Padre Agostino, la correspondencia comenzó con el Padre Pío. En octubre de 1915, cayó enfermo y expresó su deseo de conocer a su director espiritual "sagrado" y confesarse con él. El Padre Pío, que estaba en Pietrelcina por razones de salud, llegó a Foggia el 17 de febrero de 1916 y se instaló en el convento de S. Anna. Visitó la Cerase todos los días hasta que, el 25 de marzo de 1916, el mismo se durmió para siempre en el Señor. La correspondencia entre Raffaelina y el Padre Pio se incluye en el segundo volumen de la correspondencia.


Assunta di Tomaso Di Casacalenda (Campobasso), era sorella di Padre Paolino da Casacalenda che fu superiore del convento di Padre Pio dal 1914 al 1919. Divenne assidua di San Giovanni Rotondo, ospite di alcune figlie spirituali come Marietta Marasco, Rachelina Russo, Mary Pyle, e Filomena Ventrella. Disegnò belle tovaglie per l'altare della piccola chiesa conventuale. Intreccio' un rapporto epistolare con Padre Pio (Epistolario III, 396-455). Si trasferi' a San Giovanni Rotondo dopo la morte del genitori. Dal 1947 fu costretta a letto, colpita da una grave malattia. I frati la visitavano portandole la comunione. Anche Padre Pio La visito'. Mori' nel 1953.


Filomena Fini Di San Giovanni Rotondo, esposo 'Cristoforo Fiorentino, hermano de Lucia Fiorentino. Filomena se dedicó por completo a obras de caridad y durante muchos años fue una entusiasta directora de la Tercera Orden franciscana. Tenía un hijo, Giuseppe, que vivió solo dos años. El 25 de julio de 1917, el Padre Pío le escribió en una carta refiriéndose a la muerte de Giuseppe "tu bebé está en el cielo". (Epistolario III, 808-10)


Lucia Fiorentino De San Giovanni Rotondo. A partir de 1916 formó parte del primer grupo de almas que con entusiasmo asistió a la escuela espiritual del Padre Pío. Recibió gracias extraordinarias y carismas místicos de Dios que, por voluntad de sus directores, describió en un diario, parcialmente publicado, lleno de noticias interesantes sobre el Padre Pio (Maria Presiosi, Lucia Fiorentino, hija espiritual del Padre Pio, Foggia, 1967) . Entre Lucía y el Padre Pío hubo un denso intercambio de cartas de las cuales solo quedan seis (Epistolario III, 475-89). El resto fue quemado por Fiorentino para hacer "un sacrificio a Jesús". Lucía se ofreció una víctima para el apostolado del Padre. Murió en 1934.


Eleanora Francesca Foresti En 1919 visitó al Padre Pio en San Giovanni Rotondo. El Padre Pío la animó a fundar la congregación religiosa de las "Hermanas Franciscanas de Adoración". Raffaele del convento de San Giovanni Rotondo, junto con el Padre Pío, ayudó a redactar las reglas de la nueva congregación. Padre Pio dijo de Eleanora: "Se mantiene inocente como una niña de cuatro años". El proceso diocesano para su canonización terminó favorablemente en 1997.


Maria Gargani Morra Irpina profesora. En 1916 obtuvo el permiso para iniciar una correspondencia con el Padre Pío. (Epistolario III, 236-389). Conoció al Padre Pio en 1918 en San Marco La Catola, donde mantuvo conversaciones diarias con el Padre Pio durante aproximadamente un mes. Gracias al consejo ilustrado y al apoyo moral del Padre Pío, María organizó la Opera del Sacro Cuore, de la cual fue fundadora meritoria. Murió en 1973. Fue beatificada el 2 de junio de 2018.


Erminia Gargani Di Morra Irpina, la hermana de Maria Gargani, fue maestra de primaria en varios países durante 60 años. Cuando se retiró, recibió la Medalla de Oro del Presidente de la República, Luigi Einaudi. En una intensa correspondencia con el Padre Pío, recibió 69 cartas del 6 de diciembre de 1916 al 31 de mayo de 1923. (Epistolario III (654-807)



Gemma Eufemia Giannini Los padres de Eufemia recibieron a Gemma Galgani en su hogar durante aproximadamente 4 años debido a las difíciles condiciones familiares de Gemma. Euphemia se hizo muy amiga de Gemma, y ​​se mantuvo cerca de ella durante el éxtasis escribiendo lo que escuchó. Eufemia fue a San Giovanni Rotondo muchas veces para obtener orientación y consejos del Padre Pío. En 1931 fundó la congregación de las "Hermanas Pasionistas de Santa Gemma Galgani" en Lucca. En 2008 fue declarado Venerable por el Papa Benedicto XVI.



Angela Iacobellis A los 11 años desarrolló una enfermedad sutil: leucemia. Sin rebelarse, aceptó conscientemente la voluntad de Dios en oración y en una conversación íntima y sencilla con el Señor. En esta fase dolorosa de su vida, Angela tuvo una gran devoción por San Pio da Pietrelcina, de la cual confesó. Para la ocasión, la niña había preparado un memo, luego encontrado en su bolso, enumerando todas sus esperanzas y promesas de confiar en el Santo Fraile. Este último, después de escuchar a Ángela, respondió que no debía desanimarse, orar y confiar en el Señor, sino que había que hacer su voluntad. En una carta enviada a los padres por la muerte de la niña, el Padre Pío le confió a este último que había presagiado la muerte de la niña, pero, obviamente, no pudo haberlo confesado ni a la persona en cuestión ni a la familia. Desde entonces, Angela se acostumbró a escribirle a los religiosos cada diez días, comenzando así una densa correspondencia en la que ella, de naturaleza reacia a abrir su mente a personas no íntimas, hizo una excepción por la estima y la confianza que había depositado en él. . Así fue como el Padre Pío se convirtió en su Padre Espiritual y fue así como se agregó un elemento importante en la vida espiritual de Ángela que la prepararía para la conexión final con el Señor. Murió en 1971 a la edad de 12 años. Su cuerpo descansa en la Iglesia de San Giovanni dei Fiorentini sul Vomero, en Nápoles. En 1991 comenzó el proceso de canonización. Actualmente Angela es una Sierva de Dios.


Giuseppina Morgera Nació y vivió en Casamicciola. Después de escuchar sobre el Padre Pio de Raffaelina Cerase que asistió a Casamicciola para tratamientos de spa, conoció al Padre Pio en 1915 y también más tarde durante su servicio militar. Tenía una correspondencia epistolar con el Padre Pio publicada por Felice D'Onofrio y Pietro Zarrella en "Dolcissiomo Iddio", Edizioni Piemme, Casale Monferrato, 1994. El Padre Pio escribió sobre ella al Padre Agostino: "Esa alma de Nápoles no camina, pero ella vuela por el camino del amor divino. Es un verdadero ángel vestido con restos humanos. Morirá consumida por el fuego divino. El Señor ha hecho grandes cosas en ella, y otras grandes cosas aún funcionarán, antes de llamarla a si '(Epistolario I, 856) Giuseppina voló al cielo en 1974.


Demarista Parretti El día de la primera comunión vio a su ángel guardián. Desde los once años, una pequeña estatua de la Virgen María le recordó en la noche recitar sus oraciones. A las doce se cayó de un carro en movimiento y ocultó todas las dolorosas consecuencias. A los 16 años, San Francisco le dijo: "Algún día me seguirás". Conoció al Padre Pío el 15 de mayo de 1946 y se convirtió en su hija ritual. Demarista regresó muchas veces a San Giovanni Rotondo. En 1961, siguiendo los consejos del Padre Pío, fundó la "Casa Franciscana de la Piedad", un hogar para ancianos en Virginiolo Montespertoli, en Campi Bisenzio.


Maria Pompilio Di San Giovanni Rotondo, conoció al Padre Pio en noviembre de 1916 y formó parte del primer grupo de hijas espirituales. El padre Pío le dijo: "Tú eres la favorita de mi corazón, el fuego que debes hacer en la otra vida te hará 'llegar aquí'". A sugerencia de los frailes, escribió sus "Memorias sobre el Padre Pío".


Rachelina Russo Di San Giovanni Rotondo, asistió a la iglesia del convento desde 1909. Conoció al Padre Pio en 1916 en Foggia, antes de mudarse a San Giovanni Rotondo. Fue una de las primeras hijas espirituales y recibió algunas cartas del Padre Pío. (Epistolario III, 495-527).


Angela Serritelli Maestra de primaria en San Giovanni Rotondo, conocí al Padre Pío el 23 de enero de 1917. Se convirtió en una ferviente partidaria de la tercera Orden franciscana. Dejó un precioso manuscrito titulado "Noticias sobre el Padre Pío", en el que revela experiencias personales, hechos, maravillas y episodios relacionados con su Padre espiritual. Un día le preguntó al padre Pío: "Padre, ¿te duelen mucho los estigmas?" Padre Pio: "Imagina como si un hierro al rojo vivo pasara una plaga ..." Murió en 1976.


Margherita Tresca Di Barletta. A través del padre Benedetto obtuvo la posibilidad de comunicarse por carta con el padre Pío. La correspondencia continuó durante unos cuatro años. (Epistolario III, 161-224). En 1919 se convirtió en una monja Brigidina sin el consentimiento de los padres. Se convirtió en maestra novicia y superior. Experimentó la terrible purificación de la noche del espíritu y algunos fenómenos místicos similares a los experimentados en ese período por el Padre Pío. Murió en 1965.


Vittorina Ventrella En apoyo de aquellos que no han tenido la suerte de conocer personalmente al Padre Pío durante su vida mortal y pedirle que ingrese a su gran familia espiritual, me refiero a una visión simbólica de una hija espiritual y confirmada por el propio Padre Pio. La señorita Ventrella Vittorina, maestra en las escuelas primarias de San Giovanni Rotondo, un alma consagrada al Señor y dirigida espiritualmente por el Padre Pío, juzgada por la ceguera, una noche, en medio sueño, más que un sueño, tuvo una visión. Parecía ver el cielo lleno de esplendor, en medio del cual había un sacerdote, vestido con vestimentas sagradas muy ricas, adornado con perlas y gemas preciosas. En el sacerdote reconoció la cara del Padre Pío, que se volvió brillante como el sol, del que innumerables rayos partieron en todas las direcciones y se perdieron en el infinito. Pero lo que más la sorprendió fue el hecho de que los rayos estaban formados por miríadas de rosas blancas y rojas. Una vez que la visión había desaparecido, se dio cuenta de que estaba despierta. No fue un sueño. Temprano en la mañana, acompañada de su hermana, fue al convento para contarle al padre Pío lo que había visto en la noche. El Padre Pio ya estaba en el confesionario, cuando Ventrella llegó a la Iglesia. Cuando lo vio, la llamó y se acercó al confesionario. Ventrella dijo: "Padre, no vine a confesar". Padre Pio: «Lo sé. Viniste a decirme lo que viste esta noche ". La Ventrella: «Sí, padre; ¿debo creerlo o fue un sueño? "¿Lo dudas?" "Padre, ¿qué significan todos esos rayos de luz, formados por miles de pequeñas rosas blancas y rojas que partieron de ti en todas las direcciones?" Padre Pio: «Los rayos simbolizan los grupos de oración, que se extenderán por todo el mundo. Las rosas blancas representan las almas que se esfuerzan por vivir en gracia, en el amor de Dios y en la caridad fraterna. Las rosas rojas representan las almas que con alegría llevan la cruz del sufrimiento y, unidas con Jesús y conmigo, colaboran en la conversión de los pecadores y en la salvación de los hermanos »


Antonietta Vona Di Castrocielo (Frosinone). De vacaciones en Casamicciola conoció a Giuseppina Morghera, quien la acompañó a Nápoles cuando el Padre Pío hizo su servicio militar. La madre de Antoinette le enviaba al padre Pio un plato de nabo todos los días, utilizando a su hermano, que también era soldado en Nápoles. Hubo un intenso intercambio de cartas entre el Padre Pio y Antonietta (Epistolario III, 817-906). Después de la guerra se mudó a San Giovanni Rotondo. Murió en 1949. Recibió 40 cartas del Padre Pío (Epistolario III, 813-906).


Nicola Cocomozzi  trabajaba en la oficina de correos de San Giovanni Rotondo. Casi todos los días iba al convento llevando consigo los pedidos de dinero recomendados, asegurados y todo lo que necesitaba la firma personal del Padre Pío. El Padre Pío celebró su boda y bautizó a sus hijos. Una vez retirado, Nicola continuó yendo al convento todos los días, estando cerca del Padre Pío como un buen hijo espiritual, llevándole los mensajes de personas que no tenían acceso especial como él.


Leandro Carboncini tuvo una larga experiencia de citas con el Padre Pío, a partir de 1948, escrito en noviembre de 2009 con motivo de su quincuagésima boda, y publicado en el sitio web de la Parroquia de San Giuseppe en Dalmine, en marzo de 2013.



Enzo Bertani Fue padre, madre, hermano, amigo. Para Enzo Bertani, San Pio da Pietrelcina fue todo esto. Giacomo Giannuzzi, un viejo amigo de 82 años nacido en Medesano "que pasó una vida con el Padre Pío", dice "dejando todo y obedeciendo hasta el día de la muerte del fraile de Pietrelcina". La historia de Enzo Bertani se cuenta en un libro escrito por Lina Callegari, publicado por Edizioni Paoline: “Enzo Bertani. Mi vida junto a San Pio da Pietralcina ". La historia La historia comienza a principios de la década de 1950, cuando Bertani, que trabajaba en Venezuela en el ministerio de agricultura, decidió dejar todo: un trabajo muy bien remunerado, el afecto de la familia, seguir al Padre Pio a San Giovanni Rotondo. El santo, como recuerda Giannuzzi, le dijo "nunca pisarás Venezuela", y así fue. Bertani consagró su existencia a San Pio, a quien siempre obedeció, incluso cuando se trataba de dejar a algunas novias y casarse. "Siempre fue San Pio quien le dijo con quién debía casarse", dice Giannuzzi. La elección recayó en un pariente del santo. El libro, que cuenta la historia de Bertani, ofrece un retrato completamente nuevo de San Pío, donde surgen episodios que revelan su ternura y familiaridad. Una imagen completamente original "que nunca se ha contado" explica Giannuzzi. Pero, sobre todo, es la historia de un vínculo profundo, de absoluta confianza, que aumenta el valor de la obediencia. "San Pio no está muerto", dice Bertani, "todavía vive entre nosotros". (R. Castaño)



Giovanni Siena nació en San Giovanni Rotondo en 1920. En 1928 recibió su primera comunión del Padre Pío. Fue contratado como empleado en las oficinas administrativas de la importante mina de bauxita, explotada por Montecatini para la producción de aluminio, ubicada a pocos kilómetros de San Giovanni Rorondo, en la ladera sur del promontorio de Gargano. Se vio obligado a abandonar la mina en diciembre de 1948 debido a sus ideas religiosas y reanudó la enseñanza en las escuelas primarias. Se casó con Paola en agosto de 1950. La boda fue bendecida por el Padre Pío. Giovanni y Paola tuvieron nueve hijos como el Padre Pio había predicho: «Tendrás nueve hijos como los Coros de los Ángeles». Enseñó en las escuelas primarias hasta que, en 1951, fue contratado como empleado de otros dos Sangiovannese de Dr. Sanguinetti para la preparación del boletín de la Obra del Padre Pío. El Padre Pio dijo de él: "Conozco a Giovannino. Es un buen hijo". Giovanni Siena conoció al Padre Pio ya en la década de 1920 y, desde la época de la Segunda Guerra Mundial hasta su muerte en 1968, siempre ha vivido en estrecho contacto con el santo. En estos treinta años, día tras día, ha notado episodios extraordinarios y momentos diarios que ha compartido con él. Las memorias de Siena, publicadas por primera vez en este libro, son un documento de valor excepcional que permite al lector conocer y comprender plenamente la dolorosa historia terrenal y la profunda espiritualidad del Padre Pío. En páginas emocionantes, el autor informa hechos que ha presenciado: curaciones milagrosas, la lucha moral y física contra el Maligno, la efusión del perfume del Padre ... y describe una santidad manifestada concretamente en todo momento, aunque solo sea con un gesto, con una palabra de aliento o brusco o con comportamientos que para algunos han causado escándalo, pero que para un sinfín de multitudes de creyentes son ejemplos irrefutables de fe. Además, en los cuadernos de Siena, hay pinturas históricas sorprendentes y preciosas, como la de la ocupación dramática de Foggia en 1944, o el relato sin editar de una confesión de Giovanni Leone, presidente de la Cámara en ese momento, con un Padre Pio que él no deja de declarar lo que piensa de la política de la época. Todo en este diario, eventos importantes y miradas de un instante, componen un retrato edificante y luminoso. 


Enrico, Silvio y Ernesto Zeni Giovanni Scarale sobre Lo Sperone Nuovo: Es el 17 de junio de 2009, puede respirar el aire en la víspera del viaje del Papa Benedicto XVI el 21: la inauguración de la Casa Zeni en Viale Padre Pio, frente al Poliambulatorio. La iniciativa, deseada por el Arzobispo D'Ambrosio, fue llevada a cabo por el Dr. Valeriano Ricci, quien amablemente me describe en breve el edificio renovado. Fue la primera posada, según me informan, y fue calentada por una estufa, sin chimeneas. ¡No hay posibilidad de intervención para los propietarios de deshollinadores! Se han creado doce estudios para 23 camas. Los Zeni eran tres hermanos de Cavedano, un pueblo de unos cientos de almas ubicado a 864 m en el valle de Sporeggio, a 32 km de Trento. Los datos biográficos me buscaron un empleado de nuestro cementerio, Giovanni Capuano: Enrico (18/11/1910 - 24/2/1991), Silvio (2/11/1912 - 2/1/1959), Ernesto (12 / 3/1914 - 21/10/2006). El primero fue Silvio. Era un deshollinador y caminaba de pueblo en pueblo, vino al Padre Pío y se quedó allí. Se ganaba la vida sirviendo en las casas del Dr. Sanguinetti, el conde Telfener, Maria Pyle. Por supuesto, estaba al alcance del Padre Pío. Su presencia ciertamente se remonta a la década de 1930, si su nombre es uno de los primeros postores para la construcción de la Casa Sollievo della Sofferenza. Leí las noticias en el informe del 9 de enero de 1940 elaborado por el Dr. Sanvico. Diez nombres, entre ellos Pietro Cugino (Petruccio el ciego) con 2 encendidos y Silvio Zeni con 5 encendidos. ¡Dos pobres en ayuda de un pobre que instó a corresponder a un proyecto providencial! Lo vi a Silvio, bandolera, deambulando compuesto en su persona. A veces lo conocía y me sonreía. Acompañó al Padre en sus salidas al sitio de construcción. Pasaba su tiempo libre en el convento. Supongo que fue el Padre quien lo instó a preparar habitaciones para los devotos extraños que no podían encontrar un lugar para dormir. En la tierra que le otorgó el Municipio, con sus ahorros, estableció una posada para peregrinos de poca pretensión, con la ventaja de estar cerca del Santuario. Paredes rústicas pero sólidas con chimeneas siempre al día para contrarrestar los rigores del invierno. Murió apenas cuarenta y siete. Fue sucedido por Enrico, un par de años mayor. A menudo lo veía, disponible y amable en su franqueza de montaña. El otro hermano Ernesto, el más joven y longevo, terminó sus días como invitado de la casa de retiro "Padre Pío". Una historia ejemplar, la de los Hermanos Zeni, una de las muchas que tejen la historia irrepetible y verdadera del Padre Pío. La vida de trabajo duro se ofreció al programa de un Gran Santo que tradujo la oración en acción para el alivio de los demás. Casa Zeni Ahora sabemos algo al respecto. Un elogio a los responsables de la Obra del Padre Pío por la recuperación de estas ofrendas, llamas de caridad que alimentan la Luz del Amor.




Dott. Giovanni Scarale, años después de la muerte del Venerable Padre Pío de Pietrelcina, después de haber revivido en mi mente y corazón muchas veces los últimos momentos de su existencia terrenal y después de tratar de recordar exactamente cada detalle descrito con precisión en el cuaderno de mis notas, acepté Con mucho gusto la invitación del Padre Gerardo Di Flumeri, vice postulador de la causa de Beatificación del Siervo de Dios, para dar a conocer el siguiente testimonio. Declaro que he sido anestesiólogo en la Casa Sollievo della Sofferenza desde 1964 y es en esa capacidad que fui convocado a la muerte del Padre. También especifico que hasta ahora, aunque varias partes me han solicitado varias veces, nunca he considerado apropiado hacer una declaración sobre esta experiencia 'afortunada' mía. Eran aproximadamente las dos de la tarde del 23 de septiembre de 1968 cuando escuché sonar el teléfono en casa: era el dr. Sala, el médico de P. Pio, que me llamó desde el monasterio capuchino. Con voz emocionada, me dijo que lo contactara de inmediato porque el Padre estaba muy enfermo, también me recomendó que me apurara, de lo contrario ya no vería a P. Pio vivo. Me pidió que trajera un aspirador y todo lo necesario para asistencia respiratoria y para cualquier IOT (intubación orotraqueal). Mientras tanto, ya había aplicado al Padre un tubo nasal conectado a un cilindro de oxígeno. Le pregunté si, además de mí, había llamado al dr. Gusso y, habiendo recibido una respuesta negativa, le recomendé que lo hiciera, ya que parecía apropiado que se informara al Director de Salud de la Casa para el Alivio del Sufrimiento. Me apresuré al hospital, tomé el aspirador y la necesidad de asistencia respiratoria, luego, con una enfermera que me ayudó a arrastrar el aspirador, fui al convento. En la plaza de la iglesia conocí al dr. Gusso Entré en la celda de P. Pio: aquí estaba el Dr. Sala, el padre superior del convento y algunos frailes. Inmediatamente me sorprendió la respiración superficial y la palidez del Padre: me acerqué, me quité el tubo nasal y conecté el "ir y venir" al cilindro de oxígeno. El padre estaba sentado en su sillón y aún respiraba espontáneamente: me coloqué detrás de él y con la mano izquierda le puse la máscara en la cara, mientras que con la derecha aprecié el pulso carotídeo. Varias veces invité de todo corazón al Padre a respirar profundamente, pero parecía no escuchar mis palabras. Parecía separado de todo lo que lo rodeaba y con una voz cada vez más débil susurraba: "Jesús María, Jesús María" continuaba desgranando el Rosario con los dedos de su mano derecha. Tuve la impresión de que toda esta ayuda duró una eternidad mientras que, de hecho, duró solo diez minutos. Entonces, de repente, el pulso carotídeo desapareció y la cabeza del Padre Pío se posó en mi antebrazo izquierdo. Sin ninguna queja, el Padre expiró. Hubo un momento de desconcierto general después del cual todos los presentes se apresuraron a la silla del Padre, mientras que los otros médicos y yo intentamos las maniobras de reanimación necesarias, pero en vano. Así que acostamos al Padre en su catre. Los ojos de todos leen consternación, tristeza, incredulidad. Estoy agradecido al Padre Gerardo Di Flumeri por ofrecerme la oportunidad de hacer público mi testimonio en la última noche del Venerable Padre, que permanecerá indeleble en mi mente y corazón.




El doctor Giuseppe Gusso, presente en la transferencia, lo define como "el más sereno, el más dulce" que jamás haya visto "(Padre Pio, crucifijo sin cruz, op.cit.pag.447,448). Pero aquí está el testimonio de las últimas horas del Padre Pío del Dr. Giuseppe Gusso entrevistado por nosotros: “Me llamó directamente el Dr. Sala, que era el médico del padre. Nos llamó a mí y al Dr. Scarale para ayudarlo, para ayudarlo en esos momentos. Había una razón particular para mí, porque era el Director Médico de la Casa para el Alivio del Sufrimiento, en lo que respecta al Dr. Scarale, ya que era anestesiólogo en el hospital. Cuando llegamos al convento, en la habitación del Padre, inmediatamente notamos en él un estado bastante significativo de insuficiencia respiratoria. Realizamos asistencia respiratoria a través de un dispositivo manual. El Padre siempre tuvo un cilindro de oxígeno disponible en la habitación y, por lo tanto, pudimos brindar asistencia. Sufría de asma bronquial crónica con brotes severos. A pesar de esa primera intervención, notamos de inmediato el estado de gravedad del fraile. Le faltaban progresivamente los latidos de la respiración y el pulso. Pero estaba completamente sereno, alerta y repetía las palabras Jesús María, Jesús, María con la corona del Rosario en la mano. Estaba sentado en un sillón, respondiendo nuestras preguntas y solo en el último momento, cuando vimos que la acción cardíaca y respiratoria se estaba debilitando, lo extendimos en la cama, ya que el Padre ya había inclinado la cabeza mientras estaba sentado en el sillón, cuando Practicamos esta respiración artificial. Cuando cesaron los latidos del corazón, lo acostamos en la cama para un ligero masaje cardíaco, pero notamos que no respondía, no hubo reacción. Antes de que llegáramos, el médico tratante le había inyectado para apoyar la actividad cardíaca, luego no se hizo nada más. La conciencia que teníamos era la de una conclusión de la vida que tuvo lugar de forma natural. Nos dimos cuenta de que el tipo de final de ese episodio solo podía ser el tránsito por la vida eterna. Hay que decir que todo sucedió con conciencia por parte del Padre y con mucha serenidad ". “Tus manos, pies, pecho ya no están heridos. Completamente curados, no muestran signos de cicatriz. Una sesión de fotos, realizada por el padre Giacomo da Montemarano, documenta la desaparición de los estigmas ... Cuatro o cinco meses antes del 23 de septiembre de 1968, las heridas seguían abiertas ... disminuyeron lentamente sus derramamientos de sangre ... (Padre Pio, crucifijo sin cruz, op.cit. Pag.449).



Para Matteo Pio Colella, una verdadera cruzada había comenzado a obtener curación a través del Beato Padre Pio. Constantemente había grupos de personas, parientes, amigos y extraños, recitando el rosario en la tumba del Padre Pio, a pocos pasos de la Casa Sollievo della Sofferenza, el hospital del Padre Pio donde fue hospitalizado Matteo. Cuando Matteo despertó y recuperó la conciencia el 6 de febrero, sin ver al Padre Pio, se volvió hacia su madre y le dijo: "Quiero al Padre Pio. Quiero al Padre Pio". Cuando se le preguntó inmediatamente después de su despertar, Matteo informó un recuerdo muy preciso e impactante: “Durante el sueño no estaba solo. Vi a un hombre viejo. Me vi desde lejos, en esta cama, a través de un agujero redondo. Estaba cerca de la maquinaria y un anciano con barba blanca y vestido largo y castaño me dio su mano derecha y me dijo: 'Matteo, no te preocupes, pronto mejorarás', y me estaba sonriendo "(Capuano, Con P. Pio, 235-40) (Ippolito, Il miracolo, 2002)


El Dr. Angelo Ruzzi, un médico de campo de Tolve, provincia de Potenza, fue llamado por todos en la ciudad con su apodo "Don Raffaele". Testificó que la primera vez que conoció al Padre Pío, también hubo otros visitantes, y se presentó a uno de ellos: "Soy Angelo Ruzzi". El otro visitante no entendió y dijo: "¿Perdón?" El Padre Pio, que nunca los había conocido, dijo: "Continúa y di que eres Don Raffaele o este tipo no sabrá quién eres.


Mario Avignone informó: "Estaba estacionado en Italia en Cerignola con el ala de bomba número 304 de la 15ª Fuerza Aérea bajo el mando del general Nathan F. Twining. En 1945, cuatro de nosotros fuimos a ver al Padre Pio. Regresamos varias veces. Un día, Leo, Joe y yo estábamos en el monasterio, y le preguntamos al Padre Ignazio si podíamos tener un pedazo de uno de sus vendajes que había usado sobre sus estigmas. "¡Oh no!" él dijo. Lo que me estás pidiendo que haga está prohibido, y podría meterme en muchos problemas ". Finalmente lo convencimos de que obtuviera uno de esos vendajes si prometíamos no contarle a nadie, incluido el Padre Pío. Nos consiguió un pequeño vendaje y lo dividió en tres. Regresamos al monasterio poco después y el Padre Pío nos detuvo en el pasillo. "Chicos traviesos", dijo, muy severo. "¡Hiciste que uno de mis hermanos cometiera pecado!" "Vamos, Padre Pio", dice Joe, "¿qué hicimos?" "Sabes lo que hiciste", dijo. "Hiciste que el Padre Ignazio se colara en mi habitación y tomara una de las vendas y te la diera". Nadie se lo dijo, pero no podías engañar al Padre Pío. Simplemente sabía cosas, por eso era un confesor tan popular. El hablaba en serio. Pero luego sacudió la cabeza y su rostro se suavizó. Le dijo al padre Ignacio: "Te perdono, padre. Y también los perdono a ustedes, muchachos, pero no vayan a decírselo a nadie. Llevé esas vendas sobre mi corazón. Vayan en paz". Y lo hicimos ".


Cuando el dr. Nicola Bellantuono todavía era estudiante de medicina, le pidió a María Ciaccia, que iba a ver al Padre Pío, que le contara sobre un examen difícil que estaba a punto de realizar. Padre Pio: "Todo irá bien". Luego, mirando al espacio, agregó: "Pobre muchacho, pobre muchacho". Pocos días después, Nicola comenzó a tener fuertes dolores abdominales. Su padre, que era médico y tres de sus colegas, diagnosticaron peritonitis aguda y dijeron que no había nada que hacer al respecto. María fue nuevamente al Padre Pío y le dijo: "Padre, Nicolino se está muriendo". Padre Pio: “¿Qué quieres decir? Todo saldrá bien ". Nicolino se recuperó completamente y se convirtió en médico en Casa Sollievo.


Dino Segre, apodado Pitigrilli fue un conocido escritor ateo materialista de Argentina. Solicitado por el dramaturgo Antonelli, visitó sin previo aviso y se sentó en la oscuridad en la parte trasera de la iglesia durante la misa. Antes de abandonar el altar, el Padre Pío dijo a la asamblea: "Oremos fervientemente por alguien que necesita una gran oración. Un día se acercará a la mesa eucarística y traerá a muchos con él que han estado en un error como él ". Pitigrilli lo tomó personal y se disolvió en lágrimas. Más tarde, el Padre Pío le dijo: "Qué beneficio tiene un hombre ganar el mundo entero y perder su alma. En verdad, Dios es bueno contigo ". Pitigrilli experimentó una conversión profunda y duradera. Durante más de treinta años escribió obras de teatro, artículos y libros con un mensaje cristiano.


Helenio Herrera, el entrenador entrenador del famoso club de fútbol italiano Inter de Milán, era un caballero español devoto. El Inter Club fue a la cercana Foggia para jugar un importante partido de fútbol el 31 de enero de 1965. En la víspera del partido visitó al Padre Pío con un grupo de jugadores, y hacia el final de la conversación dijo en tono de broma: "Ganemos el mañana. juego, y también el campeonato! (Scudetto) ". Padre Pio sonriendo: "No ganarás en nuestra casa, pero ganarás el Scudetto". Foggia ganó el juego 3-2, e Inter ganó el campeonato 1964/65.


Dale like, comparte y deja tu valiosa opinion.

No hay comentarios:

Publicar un comentario