jueves, 4 de junio de 2020

GESUALDO - CONVENTO DE SANTA ANA - LA INMACULADA CONCEPCION - ETAPA 5

Hermanos peregrinos, contentos de ir Tras los pasos del Padre Pio, en este viaje virtual comenzamos con una oración para llenarnos del amor de Dios Padre:

Oh mi Jesús, Tú has dicho: “De cierto te digo, pide y recibirás, busca y encontrarás, golpea y se te abrirá.” He aquí, llamo, busco y pido la gracia de (aquí nombra tu solicitud).

Oh mi Jesús, Tú has dicho: “En verdad te digo, si pides algo del Padre en Mi nombre, Él te lo dará”. He aquí, en Tu nombre, le pido al Padre por la gracia de (aquí nombra tu solicitud).

Oh mi Jesús, Tú has dicho: “De cierto te digo que el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. Animado por tus palabras infalibles, ahora pido la gracia de (aquí nombra tu solicitud).

Oh Sagrado Corazón de Jesús, para quien es imposible no compadecerse de los afligidos, ten piedad de nosotros, miserables pecadores, y concédenos la gracia que te pedimos, a través del Doloroso e Inmaculado Corazón de María, Tu tierna Madre y Nuestra.



PERIODO DE ESTANCIA DE PADRE PIO: (NOVIEMBRE  DICIEMBRE DE 1909) 

Gesualdo y Montefusco están a pocos kilómetros de distancia. El monasterio capuchino fue construido a expensas del príncipe Don Carlo Gesualdo y pertenecía a la provincia monástica de Nápoles. Fue abandonado después de la represión de 1866 y fue cedido a los Capuchinos de Foggia en 1905. Fue gravemente dañado por el terremoto de 1980 y se están realizando trabajos de restauración. En este convento, Fra Pio pasó aproximadamente un mes como estudiante de teología moral. Su corto hogar es seguro como testimonio de sus compañeros de estudios. El padre Giulio Guglielmo da S.Giovanni Rotondo, compañero del noviciado, dijo: "... debido a su ausencia, hubo un gran vacío en nuestros conventos y vivimos con esperanzas y expectativas, lo que nos dio consuelo y casi la certeza de que los adorables La presencia de Fra Pio siempre estuvo con nosotros ". “¡Oh, cómo debe sentirse el corazón de amor por quien hizo toda la ternura por nosotros! ¡Oh, cómo deberíamos arder con el deseo de llevar al mundo entero a esta humilde cueva, asilo del rey de reyes, más grande que cualquier palacio humano, porque es el trono y la morada de Dios! " (Epist. IV - p.972).














Foggia "Immacolata" 

Historia: el convento "S. Anna "como sede de la curia provincial, el 8 de diciembre de 1954, comenzó la construcción del nuevo convento y la iglesia anexa de la Inmaculada Concepción, que fue abierta para el culto el 7 de diciembre de 1958 y consagrada el 28 de mayo de 1960 por Mons. Mario Di Lieto. Ha sido una parroquia desde el 2 de febrero de 1963. Es la sede de la curia provincial y de todas las oficinas anexas. Dueño de la iglesia: la Inmaculada Concepción. En la iglesia, el Siervo de Dios Genoveffa De Troia, terciario franciscano (1887-1949) está enterrado en un altar lateral a la derecha de quien entre.




A la historia del convento a este respecto aprendemos: "Viniendo de San Marco il Lamis, la Santísima Virgen de la Corona, en su" Peregrinatio "pasa por San Giovanni Rotondo. Todos los frailes se encuentran con la estatua milagrosa. El Padre Pío también viene al pueblo en compañía del arzobispo. Todo el país se rindió para rendir homenaje filial a la Virgen. Fuera de las piscinas, se da la bendición y la gente se consagra al Inmaculado Corazón de María. La emoción es viva y profunda. La lluvia cae, pero la gente no se va "



Foggia "S. Anna"

La relación del Padre Pío con el santuario Coronata no terminará aquí. El 1 de abril de 1950, después de la misa solemne celebrada por monseñor Giovanni Rolla, el canon Don Michele Scotto confió con palabras conmovedoras, en nombre del obispo, el santuario de la Coronata, a los hijos de Don Luigi Orione, "para que pudieran cuidar de la oficiando y el servicio después de haberlo sacado del estado de dilapidación y abandono en el que había caído ". Antes de devolver el lugar sagrado a su antigua gloria, pasaron cuatro años. Era necesario derribar el antiguo templo y construir uno nuevo. La tarea no fue fácil de lo más simple y el primer rector del santuario, Don Giuseppe Callegari, no quiso comenzar el trabajo sin haber tenido el consejo y el consejo del Padre Pio, de quien conocía los carismas y la devoción a la Virgen Coronada. Don Giuseppe luego fue al convento en San Giovanni Rotondo y trajo consigo el proyecto del arquitecto Vagnetti, planos, documentos, citas y dibujos. Así es como un testigo describió la reunión: "El Padre Pío parecía estar esperándonos. Inmediatamente nos recibió con su ingeniosa bondad, mirándonos con esos hermosos ojos que, aunque brillantes y dulces como los de un niño, parecían no estar metiéndote en lo más profundo de tu alma. Nos invitó a hablar, y cuando terminamos, sonrió, luego su rostro sereno se iluminó con majestad hierática: con seguridad desconcertante, sin ninguna incertidumbre, bendijo los planes y a los que se los presentaron y pronuncié la palabra cuidadosa: "Adelante, no temas, ¡Nuestra Señora te ayudará! ". El problema se resolvió, no había nada que ver con diligencia y buena voluntad. Lo que se hizo ... Y la Madonna guardó lo que nos había dicho por boca del Padre Pío.








Incluso el Padre Pío, en el santuario de la Virgen coronada, adoraba en silencio el misterio de la maternidad divina de María. Para hacer la peregrinación al santuario de la Incoronata, el fraile se animó durante su estancia en Foggia (febrero - agosto de 1916), por su director espiritual, el padre Agostino da San Marco en Lamis, quien, el 5 de febrero de 1916, le escribió: “Tú en Foggia debes quedarte unos días porque esa alma (Raffaelina Cerase) no estaría satisfecha con una sola visita y no puede estar satisfecha; además, ella sin duda querrá que digas misas en la capilla de su familia; en resumen, se tratará de celebrar algunas conferencias espirituales; finalmente deberíamos visitar el santuario de Maria Santissima dell’Incoronata ".


Fue una ocasión verdaderamente auspiciosa para el fraile que, cuando era niño, había cultivado una devoción particular a la Virgen coronada, tan venerada en el país donde nació. En Pietrelcina, de hecho, cerca de "Porta Madonnella", en el "arco" del mismo nombre, el artesano Giuseppe De Biase, con ingenio artístico, había hecho la corona mayólica entre San Michele y Sant'Antonio. El Padre Pío, cada vez que pasaba frente a ese puesto de periódicos para ir a la iglesia, la escuela o Piana Romana, enviaba su afectuoso saludo a la "Virgen sentada en el árbol". Como sacerdote, en los seis años en que permaneció en Pietrelcina, en la noche, en preparación para la fiesta de los Coronados, reunió bajo el arco a un grupo de fieles para recitar el Santo Rosario y la novena a la Virgen.

Hay quienes dicen que está justo en frente de la mayólica, en una de esas noches, la idea de dar a luz a grupos de oración nació en su mente. El Padre Pio todavía podía venerar la prodigiosa estatua de la Virgen coronada de Foggia el 7 de abril de 1948 cuando el venerado simulacro pasó a San Giovanni Rotondo. Había sido transferido temporalmente a la catedral de Troya, al abrigo de los peligros del bombardeo. Cuando llegó el momento de devolver la efigie sagrada a su ubicación natural, se organizó una gran "peregrinatio Mariae" que tocó muchas ciudades de Daunia y Gargano.


Que la Virgen Madre, la Inmaculada Concepción, la llena de gracia, la dispensadora de toda gracia y bendición del Cielo sea honrada sobre todo con una vida "en la gracia de Dios", pura e inmaculada, irreprochable en la caridad.

"Este es, sin discusión, el origen de la creencia común a todos los cristianos de que Jesucristo, antes de vestirse de la naturaleza humana y" lavarnos de nuestros pecados en su sangre ", tuvo que conceder a María la gracia del privilegio especial de estar presente preservado inmune, al comienzo de la concepción, de cada mancha del pecado original.

La verdadera devoción a María se expresa a través de nuestro sentimiento de afecto y gratitud por todos los beneficios que nos otorga, es abrirnos a ella en una confianza filial incondicional para obtener de ella lo que es necesario para nuestra salud espiritual, pero "debe ir más más allá y esforzarse en todos los sentidos para imitar sus ejemplos ".



PERIODO DE ESTANCIA DE PADRE PIO: (FEBRERO / 4 DE SEPTIEMBRE DE 1916) 

Llegó allí el 17 de febrero de 1916 y permaneció allí hasta el 4 de septiembre. Siempre fue feliz y gracioso con sus cohermanos, pero fue golpeado por una "fiebre" y se descubrió que tenía "brotes de microbios en el ápice derecho, con ligeros resoplidos a la izquierda". Con enfermedades y angustias espirituales, el diablo también vino y comenzó a perseguirlo. Padre Pio no cenó y se retiró a la celda. Una tarde, mientras lafraternità se había reunido en el refectorio "se escuchó una fuerte explosión en su habitación, que estaba encima del refectorio". Después de tales demostraciones continuas, se encontró "en un baño de sudor y tuvo que cambiarse de pies a cabeza". Los ruidos cesaron cuando el Padre Provincial, Benedetto da S.Marco en Lamis, le expresó al Padre Pío el deseo que ya no tenían que sentir. El Padre Pio oró y el Señor respondió a su oración. Pero los ruidos se detuvieron, pero no los ataques del diablo que siempre elegía la misma hora, después de la cena, para atormentar al pobre Padre Pío. "¿Por qué nuestro Señor, por qué la dulce y adorable condición de un pequeño Niño de Belén, si no es para provocarnos a amarlo confidencialmente y confiar amorosamente en él?" (Epist. IV - p. 346 y sig.).



El joven fraile de Pietrelcina de febrero de 1916 era de fraternidad en el convento de los capuchinos de Foggia en Sant'Anna. Permanecerá allí hasta septiembre del mismo año. La iglesia de Sant'Anna, construida por los capuchinos con la obolación del pueblo, y en particular de los Terrazzani, en 1882, fue consagrada el 16 de mayo de 1916, precisamente durante la estancia del joven capuchino Pietrelcino. Una ceremonia que recordaba en una carta dirigida al padre Agostino invitándolo a la solemne celebración de la consagración. Para el distrito de las cruces fue una gran fiesta. Finalmente, los frailes capuchinos volvieron a estar presentes con una iglesia dedicada a Sant'Anna.
En el desembarco de Sant'Anna, el padre Nazareno d'Arpaise, contó varios episodios de almas que recurrieron al Padre Pío: un joven ciego que imploró el don de la vista, una madre que preguntó por el destino de su hijo en la guerra, una joven de Nápoles quien exigió la vista o la muerte de un hermano ciego pero violento. Los fieles que asistieron a la iglesia de Sant'Anna se dieron cuenta de la forma extraordinaria en que el Padre Pío celebró los misterios divinos, su vida de oración, sus virtudes, sus carismas y, en poco tiempo, difundieron la noticia de que en Foggia había "un monje sagrado". Todos querían encontrarse con él, hablar con él, pedirle que interceda con el Señor para recibir gracias y favores celestiales, que se multiplicaron día a día causando muchas conversiones. En Foggia, el convento tenía un carácter en toda la ciudad, frecuentado, por lo tanto, por todos: era un centro de atención y atracción para cualquier persona con una necesidad espiritual particular o necesidades de diversos tipos, que involucraban estima y amistad. El Padre Pío, de quien ya se había extendido la noticia de la santidad de la vida y de los dones especiales con los que Dios le había dado, no escapó a esta labor ministerial y pastoral, tanto como para expresar, por primera vez, cierta satisfacción al Padre. Agustín se dedicará a la confesión y la dirección espiritual. El convento de Sant'Anna era como el altar en el que el Padre Pío habría sido preparado como una víctima sacrificial definitivamente inmolada entonces sobre la de San Giovanni Rotondo.













El joven capuchino Pietrelcese llegó al convento de Sant'Anna en febrero de 1916 y permaneció allí hasta septiembre del mismo año. Estaba volviendo de su Pietrelcina. Había vivido fuera del convento desde 1909.
El convento de Foggia ciertamente no era el silencio después de la tormenta, incluso si el Padre Pío tomaba felizmente el lugar de los religiosos entre los cohermanos, con quienes "siempre era alegre y gracioso".   Ese monje enfermo, a quien la gente que vivía alrededor del convento le pareció demasiado tiempo para celebrar la misa, estaba inmerso en la oración, en el estudio y el cuidado de las almas.   La salud siguió siendo lo que era, muy poco está muy perturbado. Después de varios días, fue golpeado por una "fiebre de 41 grados" y fue visitado por el médico del convento dr. Del Prete. Se descubrió que tenía "brotes de microbios en el vértice derecho, con ligeros murmullos a la izquierda". Una consulta del Dr. Tarallo confirmó el mismo diagnóstico.

Todas las noches, los dos médicos se reunían en la habitación del enfermo y, para su sorpresa, tenían que confesar "que era una enfermedad que apareció y desapareció".   Sin embargo, la fiebre duró mucho tiempo, "luego desapareció por completo con una gran confusión por parte de los médicos", que a menudo encontraron fiebres muy altas, exudaciones, vómitos y falta de apetito.


El padre Pío de Pietrelcina acompañó a su hermana Graziella a Roma, quien había pedido al instituto de las monjas brigidinas que fuera aceptado entre sus postulantes. Salió de San Giovanni Rotondo el 14 de mayo hacia Foggia en el convento de Sant'Anna. Al día siguiente, desde Foggia, llegó a Pietrelcina.
Con su hermana Graziella, al día siguiente, sale en tren hacia Roma. En la estación de Caianello se reunió con el ministro provincial y continuaron juntos su viaje a Roma. Todo según el programa establecido por el Padre Benedetto en una carta de principios de mayo. Pasó varios días en Roma. El 17 de mayo de 1917, conoció a la madre abadesa, hoy Santa María Isabel Hesselblad, que recibió a su hermana en la congregación. En enero del mismo año, el Padre Pío le escribió a la santa una carta de presentación de su hermana, quien fue aceptada de inmediato entre los brigininos. En abril, el Padre Pío escribió una postal disculpándose por no haber acompañado a su hermana y que lo habría hecho en mayo. Graziella (26 de diciembre de 1894 - 30 de abril de 1969), se convirtió en brigidina, con el nombre de Sor Pia dell'Addolorata.



El superior del convento de Sant'Anna, el padre Nazareno d'Arpaise, cuidó especialmente al joven capuchino que llegó al convento en febrero de 1916. El padre Nazareno escribió un cuaderno de notas titulado "Noticias sobre el padre Pío de Pietrelcina" del que deducimos anécdotas interesantes sobre la estancia de San Pío en Foggia. Una noche, el Padre Pío le preguntó si podía retirarse a su celda. El estaba satisfecho. Los otros cohermanos se quedaron a comer en el refectorio. La celda del Padre Pío estaba ubicada en el primer piso, justo encima del refectorio. Los religiosos, mientras cenaban, quedaron sorprendidos y aterrorizados por una detonación violenta. El padre Nazareno escribió en sus notas: «... envié al padre Francesco da Torremaggiore a la habitación del padre Pío, imaginando que Piuccio, que necesitaba algo y que había llamado en vano, había arrojado una silla en el centro de la habitación para ser entendido. 


El hermano subió y le preguntó qué necesitaba, pero el Padre Pío respondió: "No he llamado o necesito algo" ... ». Lo mismo sucedió las siguientes tardes. «... Hay que decir que, después de la detonación ..., el Padre Pío estaba en un baño de sudor y tuvimos que cambiarlo de la cabeza a los pies ... Ante estas detonaciones - dice el Padre Nazareno - los frailes tenían tanto miedo que nunca quisieron estar solos y justo después de la recreación, todos se retiraron a la habitación y cerraron herméticamente ». El tutor se enteró por el propio Padre Pío de que él era el demonio que, después de haberlo intentado con todas sus fuerzas, entabló una fuerte pelea con él. El Padre Nazareno hizo todo lo presente al ministro provincial, quien le rogó al Padre Pío que le pidiera al Señor que pusiera fin a ese ruido nocturno por la paz de la comunidad asustada. El Padre Pio representó el deseo de Jesús por el Padre Benedetto y obtuvo el silencio invocado. También en las Notas del Padre Nazareno, leemos: «Una tarde estaba pasando Monseñor Agostino, obispo de Ariano Irpino, a quien pensé que era bueno contar lo que sucedió en el convento, y él:“ Padre guardián, la Edad Media terminó y tú ¿Todavía crees en estas bananas? Sin embargo, cuando se escuchó la detonación habitual en el refectorio, "el criado del obispo, que comió en la casa de huéspedes, se escapó al refectorio con el pelo lacio y lleno de miedo". El obispo tenía tanto miedo que esa noche no quería dormir solo y al día siguiente abandonó el convento y nunca regresó ".



Terminando con nuestro viaje virtual , con el rezo del Santo Rosario Los Misterios Dolorosos:

Primer Misterio Doloroso: La oración en el Huerto

«Entonces Jesús fue con ellos a un huerto, llamado Getsemaní, y dijo a sus discípulos: "Sentaos aquí mientras voy a orar". Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Entonces les dijo: "Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad conmigo". Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: "Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú"» (Mt 26, 36-39).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Segundo Misterio Doloroso: La flagelación de Jesús atado a la columna

«Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura; y, acercándose a él, le decían: "Salve, Rey de los judíos". Y le daban bofetadas» (Jn 19,1-3).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Tercer Misterio Doloroso: La coronación de espinas

«Entonces los soldados del procurador llevaron consigo a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la cohorte. Lo desnudaron y le echaron encima un manto de púrpura y, trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre la cabeza, y en su mano derecha una caña, y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: "Salve, Rey de los judío"». (Mt 27, 27-29)

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.


Cuarto Misterio Doloroso: Jesús con la Cruz a cuestas camino del Calvario

«Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz. Lo condujeron al lugar del Gólgota, que quiere decir de la "Calavera"» (Mc 15, 21-22).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Quinto Misterio Doloroso: La crucifixión y muerte de Jesús

«Llegados al lugar llamado "La Calavera", le crucificaron allí a él y a los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: "Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen"... Era ya eso de mediodía cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la media tarde. El velo del Santuario se rasgó por medio y Jesús, dando un fuerte grito dijo: "Padre, en tus manos pongo mis espíritu" y, dicho esto, expiró» (Lc  23, 33-46).

Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.



Hermanos peregrinos , no olvidar dejar tu comentario , para que entres al sorteo al final del viaje Tras Los Pasos del Padre Pio

1 comentario:

  1. Que grandes maravillas se recorren en estos lugares Santos y bendecidos. La Gracia de la Santísima Virgen de coronato.. Y la presencia del Santo Padre Pio.. Gracioso Dios Mio..

    ResponderEliminar